De nuevo una mujer sensual, con un toque de niña. De nuevo un personaje cuyo cuerpo y cuya desnudez son una parte esencial de la historia. Pero esta vez, la actriz Monica Bellucci, radiante tras haber sido madre por segunda vez, no se ha decantado por una película polémica, llena de violencia o de escenas explícitas, sino por una dulce comedia sobre el amor y sobre cómo este lo cambia todo cuando ya no se espera que aparezca.

MUJERHOY. Vincent Cassel y usted llevan juntos 16 años. ¿Cuál es el secreto para que una pareja dure tanto tiempo?
MONICA BELLUCCI. [Risas] A mí también me gustaría saberlo. Si tuviera el secreto, sería estupendo, pero nadie tiene reglas. Lasparejas se guían por el deseo de seguir juntos, sin saber cuánto tiempo va a durar. No creo que haya milagros, ni tampoco secretos. Para mí también es un misterio. No sé por qué ni hasta cuándo
durará mi propia pareja.

MH. Ustedes no viven juntos. ¿Es importante la independencia? ¿Respetar la libertad del otro? Creo que es más bien una cuestión de energía, cuando una pareja dura es porque la energía fluye. Y se termina cuando ya no hay ese flujo de energía.

MH. ¿Cómo fue la experiencia de rodar con Robert de Niro, una estrella
mítica del cine? ¿Se sintió usted intimidada?
  Robert de Niro es una gran estrella, y por supuesto estaba un poco nerviosa ante la perspectiva de rodar con él. Pero, cuando le conocí en el rodaje, vi que era un hombre muy agradable que sabía inmediatamente hacer que todo el mundo se sintiera cómodo. Así que nos olvidamos de la estrella y pudimos descubrir al ser humano, porque él se entregaba con mucha sencillez y mucha generosidad en cada escena.


MH. Su papel en esta película supone un pequeño cambio con respecto a otros papeles que ha interpretado. Es una comedia romántica,más amable, más dulce.
Tenía ganas de hacer este papel y de trabajar con Giovanni Veronesi, al que me une un gran afecto y una gran amistad. Mi personaje, Viola es una mujer de 40 años que se encuentra en una etapa en la que hace balance sobre lo que ha sido su vida, y no está nada contenta con el resultado de ese balance. No le gusta su trabajo, está decepcionada con los hombres que ha tenido en su vida, no tiene pareja, no tiene hijos. No es feliz, y el encuentro con el personaje que encarna De Niro va a trastornar su vida, y lo mismo le va a pasar a él, un profesor de Universidad americano que se ha instalado en Italia tras jubilarse. Él piensa que ya no vivirá el amor, que no va a ocurrirle ya nada excepcional, y justo en ese momento la vida le demuestra que, hasta el final, todo puede cambiar de repente.

MH. Usted ha encarnado, a lo largo de su carrera cinematográfica, a mujeres para las que la belleza y la relación con su cuerpo son una parte esencial
de su personalidad. ¿La belleza ha sido para usted una carga en algún momento? Imagino que no siempre es fácil ser considerada “la mujer más bella del mundo”...

No me gusta hablar de la belleza como algo negativo, creo que eso es ir contra la naturaleza, no ser amable, agradecida, con ella. Creo que, cuando uno tiene belleza y salud, no tiene derecho a maltratarlas. Por otra parte, la belleza física y la salud
pasan. Y llega la belleza de las experiencias que uno ha tenido, de lo que ha vivido. Pero, es cierto que en mi trabajo, la belleza a veces es una especie de máscara que te hace sentir prisionera. Y creo que, con la edad, los personajes que uno puede interpretar son más interesantes.

MH.- ¿Y personalmente cómo afronta usted el hecho de envejecer, el paso del tiempo?
Por el momento muy bien [risas]. Para mi trabajo, como le decía, es muy interesante, y en mi vida, de momento, me desenvuelvo bien con los años que voy cumpliendo. Tampoco me he dado cuenta del paso del tiempo, porque con 40 años tuve a mi
primera hija, y con 45 a la segunda. He vivido los momentos más bellos de mi vida en esa etapa, y no me ha dado tiempo a fijarme en qué edad tenía.

MH. ¿Y qué valores le gustaría transmitir a sus hijas?
Los valores más importantes para mí son el respeto por uno mismo y por los demás. Y vivir la vida con pasión. La vida en  sí misma es un valor, y es importante tener pasión por algo. La vida es bella, y hay que poner pasión en el terreno que sea.

MH. ¿Le molestaría o le preocuparía que sus hijas fueran actrices o modelos cuando sean mayores?
No, en absoluto. A mí no me molestaría nada, porque cualquier profesión es buena si uno tiene ganas de hacerla.

MH. ¿Y qué consejos les daría, si pudiera?
Bueno, eso es para hablar largo y tendido [risas]. Es difícil dar consejos en esta profesión, porque la manera en que se llega a ser actriz, o cómo se llega al éxito, es algo difícil de transmitir. Usted puede hacerles una entrevista a 3.000 actrices y cada una le dará una respuesta distinta. Cada uno sigue su propio camino.

MH. ¿En su caso, cómo fue ese camino, el recorrido entre la modelo y la actriz?
Yo creo mucho en la pasión, en el amor por la profesión que te da la fuerza suficiente para pasar todas las pruebas que van surgiendo, porque te hace sentir vivo. Yo amo mi trabajo muchísimo, y las elecciones que he ido haciendo siempre han estado dictadas por la pasión del instante.

MH. ¿Y cómo consigue llevar una vida familiar con dos niñas tan pequeñas, y conjugarla con una vida profesional que es bastante bohemia, bastante inestable?
No siempre es una tarea fácil, desde luego, pero es la vida que siempre he conocido. Viajo mucho, hago una vida especial, es cierto, pero siempre que estoy fuera de casa me llevo conmigo a mis hijas, porque no quiero que ellas paguen el precio de esa vida bohemia.

MH.- ¿Qué espera de su carrera a partir de ahora? ¿Hay algún papel que le gustaría hacer, algún director con el que le gustaría trabajar?


Voy a estrenar una película dirigida por Phillipe Garel, “Unété brùlant”, y acabo de rodar “Rhinos Season” con el director iraní Bahman Ghobadi, en Estambul. Es la historia de una mujer iraní, de 30 años de su vida, antes y después de la revolución, es un personaje precioso. Una de las cosas que más me interesan es trabajar con directores y actores de culturas diferentes.

Tengo ganas de ver cómo han resultado ambas películas, para ver por dónde voy a continuar con mi carrera. Y tengo ganas de ver cómo reaccionan el público
y la crítica. Estas dos películas suponen un paso más en mi carrera, una evolución personal.

MH ¿Qué diría usted a los críticos que consideran que usted da una
imagen de mujer sexy muy convencional?

Es imposible gustar a todo el mundo y creo que, sobre todo cuando uno elige sus películas, debe ser fi el a sí mismo. Los actores deben respetar lo que sienten, lo que llevan dentro, su recorrido y su evolución personal. Efectivamente, hay gente a la
que no le gusta lo que uno hace, e incluso gente que lo detesta.

Pero hay que aceptarlo. Lo importante es ser fi el a uno mismo, es lo único que cuenta, seguir el camino propio. No se va a ningún sitio si uno se deja llevar por lo que opinan los demás.

MH.- Usted ha posado desnuda en varias ocasiones para las revistas, incluso
estando embarazada de su primerahija apareció en la portada de Vanity Fair Italia. ¿Qué relación tiene con el cuerpo, con la desnudez?

Tengo una relación muy libre con la desnudez y con el cuerpo. La desnudez me gusta, es algo natural, sin artificio. Para mí, el cuerpo es, sobre todo, una forma de expresión, la única que tengo en realidad como actriz. De la misma manera que para un pianista su herramienta de trabajo es el instrumento que toca, para mí mi instrumento es mi cuerpo.