La vorágine del día a día, las prisas, el estrés del trabajo, las responsabilidades familiares... Nuestra vida se mueve a un ritmo frenético, y de vez en cuando, necesitamos liberar nuestra mente y regalar un merecido descanso a nuestro cuerpo. León, con una completa agenda para el otoño, se antoja como una opción perfecta para un fin de semana de relax y desconexión. Mens sana in corpore sano rodeados de mimos y cultura. ¿Te animas?

León, ciudad monumental

Enclavada en el límite de la Meseta y la frondosa Galicia, León es sinónimo de historia viva de nuestro país. Fundada por los romanos en el 29 a.C, la actual capital de la Comunidad de Castilla y León fue una de las plazas decisivas en la Reconquista, una pieza clave cuando de parlamentarismo se habla y una de las primeras ciudades en rebelarse contra la invasión francesa en la Guerra de la Independencia.

Sus monumentos y edificios emblemáticos son testigos perennes de la historia, y en un fin de semana en León no puedes dejar de visitar estos imprescindibles:

  • Catedral de Santa María: baluarte arquitectónico del gótico castellano, construida sobre la antigua catedral románica, destaca majestuosa por su imponente planta de tres naves, su bóveda de crucería cuatripartita y sus torres separadas por arbotantes.
  • Basílica de San Isidoro: síntesis de estilos hasta llegar al Barroco, se considera uno de los conjuntos románicos más importantes de España. La portada del Cordero, en la fachada principal; la peineta barroca; la Puerta del Perdón y la Portada de los Quiñones, con sus columnas de mármol; son un auténtico compendio de historia del arte español.
  • Casa Botines: fantástico ejemplo del modernismo de Gaudí enclavado en la tradicional Castilla, este edificio de aspecto medieval y rasgos neogóticos es el resultado de una concepción, una arquitectura y unas técnicas muy avanzadas, firmada por el genio catalán.
El Hostal (Parador) de San Marcos: alojarse en la historia de León

El Capitán Cook dijo que "nada puede sobrepasar la belleza de los arabescos y demás ornamentos de la fachada de San Marcos". Y no es para menos. Referente del Renacimiento español, el majestuoso edificio tiene una de las fachadas platerescas más admiradas por los amantes y estudiosos del arte.

Convertido en uno de los Paradores de Turismo más lujosos de nuestro país (5* GL), en sus orígenes fue un modesto alojamiento de peregrinos en su ruta por el Camino de Santiago. De estos primeros usos en el siglo XII hasta ahora, el flamante complejo ha pasado por importantes reconstrucciones, siendo la más importante la que desde 1515 a 1716 le dieron el aspecto que hoy nos deja boquiabiertos. 

Iglesia consagrada desde 1541 y Museo de León desde 1869, el actual Hostal Parador de San Marcos ofrece a sus huéspedes un hotel de gran lujo "envuelto" en un edificio histórico, una gastronomía digna del mejor gourmet y unos servicios propios del mejor cinco estrellas. (+info y tarifas, aquí)

Relax y bienestar en plena naturaleza


Una vez cultivada la mente y nuestra faceta intelectual con una jornada por la monumental León, nada mejor que seguir con nuestro fin de semana de "mens sana in corpore sano" relajándonos en plena naturaleza con un tratamiento wellness de lujo. 

En las inmediaciones del Río Luna y enclavado en la región leonesa de los Cuatro Valles, el Balneario Caldas de Luna aúna un paisaje que invita a soñar, una inmejorable oferta de actividades en plena naturaleza (pesca, senderismo, deportes de aventura, ski en la temporada de invierno...), y unas instalaciones termales a pie de manantial que ponen los beneficios del agua al servicio de nuestra salud y nuestro bienestar. (+info, tratamientos y tarifas, aquí)