En Hollywood las actrices llevaban muy mal lo de estar embarazadas y tener que posar con sus barrigas. Hasta que Demi Moore se decidió a salir desnuda, luciendo tripita, en la portada de 'Vanity Fair', lo de ser mamá no era algo bien visto estéticamente hablando. Hoy en día, en vez de encerrarse  y esperar a que el momento pase, las 'celebrities' revindican orgullosas su rol de madre hasta en la alfombra roja. Y algunas lo hacen más guapas aún que en su faceta preembarazo, como es el caso de Jessica Alba, Kate Hudson, Selma Blair y Alyssa Milano.

Las malas lenguas dicen que si salen a enseñar la tripa es para que no corra el rumor de que han contratado los servicios de un vientre de alquiler. Sea cual fuere el motivo, nosotros encantados de ver los estilismos ultra cuidados que no dejan ver ni retención de líquidos ni caras de cansancio. ¿El modelo que más usan? Vestidos largos de corte imperio para resaltar lo mejor de un embarazo: el pecho.