Oro, plata, diamantes, coral... ¡todo vale! Las joyas rompen las reglas y se inspiran en el estilo Boho que imperó en los años 70. La mezcla sin normas se convierte en la nueva ley.