Es fácil de combinar, elegante y muy favorecedor. El vestido negro sigue siendo esa prenda imprescindible que no puede faltar en ningún armario, y que nunca pasa de moda. 

Los hay de mil formas y estilos, pero siempre con un mismo estilo, aquel que popularizó la siempre elegante Audrey Hepburn, y que se basa en la sencillez y la discrección.


¿Cómo puedo combinar mi "little black dress"?

Las más clásicas basta con que luzcan vestido con una sencilla media de cristal y unos zapatos de tacón en color negro para estar perfectas. Si eres de las atrevidas, lo mejor es que optes por medias negras y un zapato y bolso de color, como por ejemplo en rojo, o incluso arriesgues  a poner un calzado dorado o plateado que dará un look más glamouroso.