Es uno de sus mejores años. Kim Kardashian se acaba de casar, ha sacado una línea de ropa, vuelven a emitir su serie y no dejan de surgirle proyectos proesionales. El último, una línea de joyas que acaba de presentar en el Bloomingdale's de Nueva York.

El gran almacén fue testigo de la presentación de 'Belle Noel', el nuevo proyecto profesional de Kim Kardashian.

Como era de esperar, la celebrity acudió al evento para dar a conocer de primera mano su colección de joyas y para ello eligió un outfit la mar de salvaje. Mini vestido y botas mosqueteras. Esa fue la elección de la esposa de Kris Humphries, una mezcla muy explosiva que hizo que todos los presentes no pudiesen quitarla ojo.

Sus complementos, como no podía ser de otra manera, fueron de la colección: sus inseparables pendientes de aro y unas cuantas pulseras en cada mano, porque tal y como explicó Kim en una entrevista: "me encantan los accesorios".