En forma

Foto: El presidente de la Federación Francófona de Medicina Manual-Osteopatía, Georges Berlinson, considera que el dolor de ...

Club de la salud: dolor de espalda, el más difícil de tratar

  • Seis de cada diez adultos sufren a diario dolores de distinta intensidad como el de espalda, el de cabeza, el muscular o el de boca. Estos datos, avalados por estudios contrastados como el de la Sociedad Española del Dolor, indican también que esos cuatro tipos de molestias afectan más a mujeres que hombres.

El presidente de la Federación Francófona de Medicina Manual-Osteopatía, Georges Berlinson, considera que el dolor de espalda es "el precio que paga la especie humana por andar erguida".

Eliminar o atenuar los dolores de espalda no resulta fácil, a pesar del empeño de la ciencia en luchar contra este grave problema sanitario. Los especialistas lamentan que, en la gran mayoría de los casos, los afectados por patologías de espalda acuden a las consultas demasiado tarde, cuando ya es difícil que los tratamientos puedan obtener resultados positivos.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a este problema es la confusión existente en cuanto a la diversidad de la oferta de soluciones, tanto farmacológicas como quirúrgicas, en ocasiones entremezcladas con la impostura de charlatanes que ofrecen remedios milagrosos.

La Fundación Kovacs y el Centro Cochrane Iberoamericano han denunciado conjuntamente que la mayoría de los más de 200 tipos de medicamentos, inyecciones, técnicas quirúrgicas, implantes y productos sanitarios que existen en el mercado para el dolor de espalda "se usa sin saber si son eficaces".

Estas técnicas conllevan riesgos "innecesarios" para los pacientes y un incremento en el gasto sanitario, señalan desde la Fundación Kovacs, dedicada a la investigación de patologías la espalda, y el Centro Cochrane, que analiza los efectos de las intervenciones sanitarias.

En un artículo de Francisco Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda, y Gerard Urrutia, del Centro Cochrane Iberoamericano, publicado por la revista Spine, advierten sobre las intervenciones quirúrgicas de fusión vertebral, que se han duplicado en Europa, "a pesar de que los estudios científicos cuestionan cada vez más su eficacia".

Aseguran que las técnicas consistentes en quemar el disco intervertebral para destruir los nervios que transmiten dolor se han aplicado en EE.UU. a más de 75.000 pacientes antes de que se demostrara que son "ineficaces y peligrosas".

En el Sistema Nacional de Salud español se intervienen, mientras tanto, de forma innecesariamente por dolor de espalda a unos 21.000 pacientes al año, pese a estar demostrado que "esto no incide en la mejoría del paciente sino todo lo contrario", según afirma el doctor Gordon Waddell, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido.

A pesar del escepticismo en torno a este tipo de intervenciones, éstas se siguen realizando cada día y con nueva aportaciones de la investigación mecánica. Así, el Hospital Universitario Germans Trias de Badalona (Barcelona, noreste de España) ha presentado una nueva tecnología, que funciona como un GPS y que determina con precisión milimétrica el punto en el que deben fijarse las vértebras en las operaciones de columna vertebral, con lo cual quedan reducidas al mínimo las complicaciones.

La presentación de esta tecnología, que se ha aplicado ya a catorce pacientes en ese centro médico, se llevó a cabo durante el congreso de la Sociedad Española de Neuroraquis. Esta nueva herramienta, además de marcar los puntos en los que hay que intervenir, activa una alarma cuando hay una desviación respecto al punto fijado como óptimo.

Con este navegador se reduce el número de radiaciones en una intervención –que afectan tanto al cirujano como al paciente-, ya que hasta ahora, para verificar la posición de lo clavos fijadores, había que hacer en cada uno de ellos un mínimo de dos radiografías.

En el mismo congreso, el doctor Hans Jörg Meisel, del departamento de Neurocirugía de la clínica Bergmannstr de Halle (Alemania), presentó una novedosa terapia celular para tratar hernias discales, aplicada ya a más de 200 personas.

Para el tratamiento se utilizan células madres del disco intervertebral del propio paciente, que se tratan y reproducen en el laboratorio para ser inyectadas posteriormente en el disco afectado con el fin de que lo regeneren.

El experto asegura que este sistema permite que a los tres meses se regenere la mitad del disco, y que al cabo de un año se puede advertir una notoria disminución del grado de afectación discal, sobre todo si el paciente es joven.

En conclusión, y de acuerdo con los distintos protocolos establecidos en relación con las distintas patologías de espalda, los especialistas han elaborado una lista de consejos a tener en cuenta por los afectados.

- La cirugía está indicada exclusivamente en un 10 por ciento de los casos de hernia discal que afectan al nervio ciático. Las fracturas de espalda, los tumores e infecciones o algunos tipos de deformidad muy específicos, pueden requerir cirugía, pero nunca se debe recurrir a ella por dolor mecánico, ya que no hay evidencia científica de que eso sirva para algo. La "instrumentalización" -tornillos, placas o prótesis- tan sólo dispara el coste de la operación y pueden aumentar las complicaciones.

- No está demostrado que sean totalmente eficaces las infiltraciones intradiscales de corticoides, los aparatos de tracción y otros implantes para reforzar la fusión vertebral frente a otros tratamientos conservadores.

- El 96 por ciento de los dolores de espalda no se deben a problemas estructurales o a deformaciones de la columna, como se creía, sino a alteraciones funcionales.

- Es innecesario el uso de la radiografía como procedimiento diagnóstico rutinario, pues los datos que aporta pueden resultar irrelevantes en la mayoría de los casos y exponen al paciente a unas dosis innecesarias de irradiación.

- Es contraproducente guardar reposo. Está demostrado que evolucionan mejor los pacientes que mantienen el mayor grado de actividad física que les permite el dolor, además de una actitud positiva frente a las molestias.

- El consumo de fármacos, antiinflamatorios o relajantes, puede resultar eficaz contra el dolor, aunque debe limitarse a tandas cortas.

- Los resultados de terapias alternativas como el masaje, la manipulación vertebral, la acupuntura o el yoga son semejantes a los logrados con los tratamientos convencionales, con la ventaja de no ser agresivos.