Precauciones para usar e-books

Modelo de Ebook - AP

  • Si eres el afortunado nuevo propietario de un e-book, enhorabuena. Con la ayuda de Anabel Ríos, opticooptometrista de Multiópicas, te ofrecemos las claves que te servirán para disfrutar de este dispositivo y, de paso, cuidar tus ojos.

  1. No lo utilices cuando te encuentres demasiado cansada. La tinta electrónica que poseen los e-book produce menos fatiga visual que los sistemas activos, como el ordenador, la televisión o el iPad. Pero para prevenir aún más este problema de fatiga vigila sus síntomas y actúa en consecuancia. Si tus ojos lagrimean, están rojos, te pican o te pesa la parte superior del párpado... deja el e-book para otro momento.
  2. Usa la luz adecuada: una ambiental, suave, y otra directa, más fuerte colocada en el lado izquierdo para las personas diestras y en el lado derecho para las zurdas. Así se logra que no se generen sombras ni reflejos en la pantalla. ¿Y los fluorescentes? Pues no son la iluminación más adecuada. Por último, adapta el tipo de letra para poder leer correctamente desde 30/45 cm de distancia.
  3.  Evita la sequedad ocular. La forma más sencilla de lograrlo es parpadeando a menudo, una indicación especialmente recomendable para las personas que llevan lentillas ya que éstas absorben parte de la lágrima natural. Si en un momento puntual sufrimos sequedad en los ojos, una lágrima artificial puede ser la solución, pero cuidado, si el problema se alarga hay que acudir al especialista para que investigue por qué nuestro ojo no genera suficiente lágrima.
  4. Por cada hora de lectura, cinco minutos de relajación ocular. Un ejercicio muy fácil y efectivo es el siguiente: fija la vista en un punto lejano (más allá de tres metros) y observa un detalle concreto de tal forma que seas consciente de que lo que hay alrededor de ese punto queda borroso. A continuación, fija la vista en un punto cercano (un bolígrafo en tu mesa, por ejemplo), y presta atención a un detalle concreto, de forma que percibas lo de alrededor de forma borrosa.
  5. Ante cualquier problema, acude al médico. No es sólo que deberías realizarte una revisión anual, es que, además, si detectas que te bailan las líneas al leer, ves las letras borrrosas o tienes que acercar demasiado la pantalla, necesitas que te mire un especialista para evaluar tu vista.