Pharmamel

Los científicos de Granada que han redescubierto la melatonina

Lo que empezó como una investigación sobre los efectos de la melatonina para regenerar la piel de los enfermos de cáncer radiados se ha convertido en una línea de dermocosmética

María Cáceres

Compartir

Ciencia, tecnología y eficacia. Esos son los principios que les motivan. Pharmamel nació de un programa spin-off de la Universidad de Granada. La muestra perfecta de que la inversión en investigación científica no solo es necesaria sino rentable y revierte en la sociedad. Lo que comenzó hace 25 años con investigadores analizando las propiedades de la melatonina en la piel para ayudar a los enfermos de cáncer, hoy se ha convertido en una empresa biotecnológica que se ha posicionado con fuerza en el sector dermocosmético y en un referente en la investigación en melatonina.

Fueron los doctores Germaien Escames y Darío Acuña, ambos catedráticos en Fisiología, los que empezaron hacer una cuarto de siglo a investigar el campo de la melatonina, el envejecimiento celular y su aplicación en distintos ámbitos como el cáncer, el Alzheimer o la piel. De este modo, realizaron una formulación capaz de incrementar la entrada de melatonina en la mitocondria, consiguiendo así la renovación celular desde el interior. Un descubrimiento fundamental  para regenerar la piel de pacientes de cáncer que son radiados con quimio y radioterapia que sufren radiodermitis, un tipo de patología presente en casi todos los pacientes radiados.

La melatonina, el sistema antioxidante más potente del organismo

La base de su investigación se centra en la melatonina y sus acciones no hormonales: su actividad antioxidante, antiinflamatoria y depuradora de los radicales libres. Es el más importante componente del sistema antioxidante del organismo y tiene una alta capacidad para proteger la célula de los ataques de los radicales libres. Sin embargo, la producción de esta molécula por parte del organismo disminuye a partir de los 40 años. Esta es la base de la teoría mitocondrial del envejecimiento, en la que ambos investigados han basado su descubrimiento.

De hecho, ambos investigadores han descubierto que entre otras acciones antioxoidantes y antiinflamatorioas documentadas experimentalmente, la melatonina se comporta como un antioxidante más potente que las vitaminas E y C, capaz de revertir la oxidación del complejo mitocondrial inducida por neurotoxinas. Además, también protege frente al daño oxidativo inducido por agentes externos y los radicales libres. A su vez, la piel contiene toda la maquinaria molecular y bioquímica necesaria para la síntesis de melatonina a partir del triptófano. Esta melatonina producida por la piel genera metabolitos que poseen acciones antioxidantes más potentes que la propia melatonina.  

Germaine Escames y Darío Acuña Castroviejo, investigadores de la Universidad de Granada y co-fundadores de PHARMAMEL

“El resultado es que la melatonina puede proteger la integridad de la piel y ayudar a mantener las funciones de la barrera epidérmica y, a través de sus acciones antioxidantes, podría proteger los keratinocitos y los fibroblastos del daño producido por las radiaciones UVB. La melatonina previene del eritema así como del daño de la piel inducido por las radiaciones además de tener efectos antimutagénicos, anticarcinogénicos y oncostáticos en la piel. Otro ejemplo de este efecto protector de la melatonina es la reducción el daño provocado en la piel por los rayos X. La administración de melatonina en combinación con la radioterapia presenta una gran eficacia durante el tratamiento de canceres humanos”, concluye el equipo investigador. 

La melatonina previene del eritema así como del daño de la piel inducido por las radiaciones además de tener efectos antimutagénicos

La aplicación de estos resultados dio lugar a una formulación novedosa e única en el mundo, ya que no existen fármacos que regeneren la piel de los pacientes radiados, y a otra derivada para la población en general, porque este spin-off de la Universidad de Granada permite generar un retorno económico de las investigaciones realizadas en el campo de la biomedicina y facilitar la incorporación al mercado laboral.

 ¿Si puede regenerar la piel dañada por la radiación, qué no haría con las arrugas o las manchas del sol? La respuesta a esta pregunta es Mel13, una línea de productos dermocosméticos que cuentan con una formulación única y patentada para luchar contra el envejecimiento celular basándose en todo lo aprendido en la investigación realizada por Escames y Acuña.

Los cuatros productos de la línea (de venta en más de 600 farmacias, clínicas médicas y parafarmacias de España, Portugal e Italia) son Mel13, Mel 13 Plus, Mel13 Eyes y Mel13 Sérum y se presentan como un tratamiento regenerativo de la piel que actúa contra el envejecimiento celular producido por el estrés oxidativo, la contaminación, los factores inflamatorios o los radicales libres. Y su principal novedad es que regenera y actúa contra el envejecimiento desde el interior de las células de la piel, fundamentalmente a nivel mitocondrial. Y todo ello con un producto made in Spain desde la investigación hasta la ejecución y que tiene a la ciencia como bandera.