BABARIA

Con este ritual de vitamina C conseguirás una piel más luminosa e hidratada

El tres en uno para una piel con más luz, menos oxidación y protegida ante las agresiones urbanas

Cecilia Marín

Compartir

Igual que el sol pierde su fuerza en los meses de otoño e invierno, nuestra piel parece apagarse con la caída estival. Solemos lucir un aspecto más cetrino y opaco, pero ¿hay alguna manera de recuperar la luminosidad perdida en nuestro rostro? Por supuesto, existen iluminadores que podemos aplicar después de nuestro maquillaje diario, pero la solución de la que hoy hablamos ataja el problema de raíz: el tratamiento de Vitamina C compuesto por ampollas, sérum y crema facial de Babaria.

Igual que el sol pierde su fuerza en los meses de otoño e invierno, nuestra piel parece apagarse con la caída estival. Para recuperar la luminosidad perdida, este ritual Vitamina C es el aliado perfecto

Las ampollas contienen un 10 % de vitamina C pura y proteoglicanos, que son los ingredientes que aportan luminosidad a la piel, la hidratan y mejoran su textura, a la vez que previenen el envejecimiento prematuro, gracias a su efecto antioxidante y propiedades anti radicales libres.

Como sabes, la vitamina C tiene un papel importante en la formación del colágeno natural en la piel y los proteoglicanos actúan manteniendo una hidratación profunda, por lo que contribuyen a reparar una piel deshidratada, desvitalizada y apagada.

El sérum, por su parte, contiene un activo innovador derivado de la vitamina C en combinación con vitamina E y estimula la síntesis de ácido hialurónico y del colágeno natural de la piel, mejorando su flexibilidad y aportando un efecto antiedad. Además, aumenta el brillo de la piel y reduce las manchas por la edad.

El tercer paso de este tratamiento, la crema, tiene poder antioxidante y consigue un aumento en el brillo de la piel, aportando un extra de luminosidad. Además, protege frente a la polución y la luz azul procedente de los dispositivos móviles.

Este ritual, que se puede aplicar mañana y noche, irá devolviendo poco a poco la luz a nuestro rostro sin importar la estación del año en el que nos encontremos. Si tú también quieres decir adiós a la piel gris y darle la bienvenida al efecto buena cara, sigue este paso a paso:

Paso 1. Ampolla

Antes de empezar con este ritual, debemos desmaquillar y limpiar nuestro rostro a conciencia. Una vez tengamos la piel limpia, podemos aplicar este tratamiento en cara, cuello y escote por la noche o por la noche.

Coge una de las ampollas de la caja y, cuidadosamente, utiliza el cabezal de seguridad que contiene el estuche para romperla. Introduce el aplicador y vierte el contenido en la palma de tu mano. Aplica el producto sobre el rostro, cuello y escote y masajea la piel con la yema de los dedos hasta que se haya absorbido por completo.

Paso 2. Sérum

Después, aplica unas gotas de sérum sobre las yemas de los dedos y distribúyelas extendiéndola por el rostro, cuello y escote hasta su completa absorción. Hazlo con toques extendidos desde dentro
hacia fuera y sobre cuello y escote con movimientos ascendentes. Espera unos segundos a que se absorba correctamente para empezar con el tercer y último paso.

Paso 3. Crema

Por último, aplica la crema facial vitamin C con movimientos ondulares extendidos desde los labios hacia
fuera y de forma ascendente. Haz lo mismo en cuello y escote. ¡Ritual vitamina C completado!

CREDITOS
  • Alessandro Marra

    Dirección creativa

  • Doctor Keyframe

    Realización y edición

  • Fran Calderón

    Dirección de fotografía

  • Alessandra Pagliacci

    Lectora MujerHoy