Alejandro Palacios, comercial (38 años): "Acercarme a la cuarentena me ha hecho decidirme a tener otro niño. Reconozco que lo hago por un cierto egoísmo, para que mi hijo tenga un hermano y así no se críe solo. Hoy en día, tomar una decisión de este tipo es complicarse, sobre todo en mi caso, ya que mi hijo Álex es un niño que tiene problemas. Es ahora cuando estamos empezando a ver la luz, a sus ocho años. Esta evolución positiva en su estado nos ha ayudado también a plantearnos el ser padres de nuevo. Para mí, en la vida, la familia es lo verdaderamente importante. Yo, por ejemplo, renuncié a un buen trabajo en otra ciudad y sacrifiqué mis aspiraciones profesionales por mi mujer y mi hijo y no me arrepiento, creo que es lo mejor que he podido hacer".

LA EXPERTA OPINA
 
“Alejandro es un padre de nuestro tiempo: ha aprendido a conciliar y priorizar. Para él, lo más importante es su familia y las necesidades de su hijo. Si fuera una mujer, es posible que sopesara con mayor detenimiento la posibilidad de tener otro hijo con problemas, aunque con el apoyo de la pareja y si comparten una misma forma de pensar, conciliando la vida laboral y familiar, sería deseable que se decantara por esta decisión con el fin de que su hijo tuviera un hermano y, con ello, un eslabón más para consolidar su estabilidad emocional”.