Trastorno antisocial de la personalidad

Trastorno antisocial de la personalidad

La característica fundamental del trastorno antisocial de la personalidad es el desprecio hacia los derechos de los demás. Se trata de personas que no aceptan las reglas sociales y que buscan recompensas inmediatas (como por ejemplo, robar o dedicarse a actividades ilegales para obtener dinero, engañar o manipular para obtener sexo o poder etc.), sin tener ningún sentimiento de culpa, por los actos realizados.

No valoran las consecuencias de sus actos y no toleran las frustraciones.

Suelen ser sujetos irritables, agresivos y tienden a cometer delitos y malos tratos. Llama poderosamente la atención la frialdad que muestran y los pocos remordimientos que sienten hacia sus víctimas, incluso pueden llegar a culparlas por ser débiles o por merecer su “mala suerte”.

Este trastorno también se ha denominado psicopatía, sociopatía o trastorno disocial.


Los criterios diagnósticos del trastorno antisocial de la personalidad, según el DSM-IV, son los siguientes:

Se trata de personas que siguen un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, como lo indican al menos tres de los siguientes ítems:


  1. fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal

  2. deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer

  3. impulsividad o incapacidad para planificar el futuro

  4. irritabilidad o agresividad (peleas físicas repetidas o agresiones)

  5. despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás

  6. irresponsabilidad persistente (incapacidad por mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas)

  7. falta de remordimientos (indiferencia o justificación al haber dañado, maltratado o robado a otros)




Complicaciones

- Pueden abusar de sustancias tóxicas

- Pueden presentar trastornos del control de impulsos (ej. Juego patológico)

- Las personas con trastorno antisocial de la personalidad, tienen más probabilidades de morir prematuramente por causas violentas (ej. Accidentes, homicidios), que la población normal.