Se habla del pene como símbolo de la virilidad, potencia y el vigor. Es éste el sentido dado, durante muchos siglos de cultura, a un órgano simple — tan sólo uno más — del cuerpo humano. Se habla de cultura fálica, de valores fálicos, como sinónimos de “masculinos” y “machistas”. Y son bien conocidos los tópicos y mitos que se han construido y que todavía perduran. Se ha hecho del hombre el único poseedor del vigor y de la fuerza. Y esto es simplemente una mentira

De la mujer se ha hecho alguien que al parecer no tiene esa fuerza porque no tiene ese órgano. Y esto es igualmente falso. El hombre ha representado así  la actividad y la mujer, la pasividad.

Erróneo también y motivo de los conflictos históricos que hoy estamos revisando.

Todos estos tópicos nos muestran que realmente un desconocimiento. La realidad es que el pene y la vagina son dos órganos humanos capaces de dar al hombre y a la mujer el placer de un encuentro íntimo y entrañable. Todo lo demás es puro invento....