Carta a mi amigo Antonio

Han pasado ya dos años desde que mi amigo Antonio nos dejó; en todo este tiempo me he estado haciendo preguntas para las que aun no he encontrado una respuesta. No voy a caer en la pedantería de decir que mi amigo era el mejor ,el mas bueno ni el mas perfecto, solo puedo decir que cuando lo necesité acudió a mi llamada y como es justo que así fuese, cuando el lo necesitó yo también acudí a su lado. Aun me parece oír su voz al otro lado del teléfono, entrecortada sin casi fuerza y ahogándose, para pedirme que me quedara esa noche con el en el hospital pues tenia mucho miedo de quedarse solo ,soñaba con la muerte ,sus pesadillas eran solo el anticipo de lo que le esperaba en pocos meses. Durante los últimos días.. de su enfermedad pude observar algunas cosas de su vida privada que me dejaban confusa ;el me contaba alguna cosilla a la que yo no le daba importancia o le quitaba parte de ella para tranquilizarlo, el tenia la impresión de no importarle a su mujer y a sus hijos y aunque me indigna decirlo ,creo que realmente era como el me decía.Yo no soy nadie para juzgar a los demás pero creo que la honestidad es en muchos casos parte importante de las relaciones personales, Hubo tiempo suficiente para oírle decir todo lo que pensaba hacer cuando remitiera su enfermedad, pensaba dar un giro a su vida, se había dado cuenta de muchas cosas y quería darse una oportunidad.,tenia algunas ilusiones .Estaba luchando con mucha dignidad y entereza para poder superar su enfermedad Una tarde, a primeros de octubre ,me llamó para que fuera a hacerle compañía, empezó a desahogarse y contarme sus penas, le cogi sus manos entre las mías y empezó a decirme que tenia mucha suerte de tenerme como amiga ,me decía que esa era la manera de demostrárselo ,se emocionó demasiado y empezó a tener convulsiones, prácticamente se murió en ese momento con mi mano sujetando la suya e intentando tranquilizarlo, Me gustaría ser creyente para poder pensar que me volveré a encontrar con el y poder decirle que tenía razón en muchas de las cosas que intuía de su relación familiar, como sé que no volveré a verlo nunca se me ha ocurrido que este es mi pequeño homenaje y mi recuerdo para alguien que fue simplemente un amigo