Carta de amor para Juan Mari

Te quiero mucho. Tanto que me duele el alma. Sé que no fue casualidad conocernos. Sé que tú me amas como yo a ti. Los dos hemos sufrido y, creo, los dos nos hemos curado con el amor que nos tenemos. Si dejaras tus miedos, tu timidez a un lado, sabrías que no soy de hielo y que no vivo pensando en tus ojos claros de niño pícaro.

Estoy dispuesta a todo por ti; incluso a irme a Donosti a vivir y trabajar para estar cerca de ti. Simplemente me quema el corazón no besarte como yo quiero y tu deseas.

Sé mi valiente marinero y rescátame de mi tristeza; yo haré lo mismo con tu soledad. Te quiero mucho, Juan Mari. Curaste mis casi 15 años de desamor y miedo a enamorarme. Ámame sin miedo.

Tu poetisa favorita.

PD: Sigo escribiendo poemas para ti porque tú eres mi inspiración. Tu angelito con intensa pasión. ¡¡Llama, amor!!