Carta a mi madre

  • Querida mamá: Te marchaste cuando menos lo esperaba, en plena juventud. A partir de ese momento, nunca más volví a ser la misma: la vida me forzó a crecer de manera brusca.

Con tu marcha, se fue mi refugio y ya nada volvió a ser igual.

Tuve que madurar y asumir papeles que no me correspondían; la casa se me caía encima, papá se sentía solo y triste... yo sólo quería que el tiempo pasara para que curase mis heridas, pero los días se hacían eternos y no veía el fin del camino nunca.

La gente me decía: "el tiempo lo cura todo", pero a mi pesar, después de ocho años todavía siento con dolor tu pérdida y todavía me cuesta creerlo.

Sigo sintiéndome incompleta, sigo siendo yo, pero mi felicidad nunca será plena, porque me faltas tú.

A pesar de todo, pienso en ti cada día, y siento que has calado hondo en mí y que yo soy parte de tu proyecto de vida, y que pervives en mí.

Gracias mamá, por todas las cosas que me diste y me enseñaste, siempre estarás en mi corazón. Te quiero.

Recibimos cartas de amor y las publicamos. Mándanos la tuya a redaccion@hoymujer.com y cuéntale a todo el mundo cuánto le amas o cuánto no. y quién sabe, a lo mejor la carta de hoy es para tí...