Más allá de la estética, ¿qué mecanismos anímicos se despiertan en una mujer que cuida su aspecto? Analizamos la psicología de la belleza con algunas de las mujeres que mejor la conocen.

La belleza es algo tan inasible que siglos de poesía no han conseguido describirla. No es más sencillo explicar qué sucede en el interior de una persona que cincela su mejor exterior para que, además de su aspecto, mejore su bienestar anímico. Entender este mecanismo explicaría las millonarias cifras que genera la industria de la belleza (117.849 millones de euros al año en todo el mundo; 3.858 millones en España) o por qué las 'beauty addicts' se sienten más felices que frustradas cuando persiguen un ideal estético. 

La psicóloga María Jesús Álava Reyes, autora de 'Las tres claves de la felicidad' (La Esfera) apunta que “una de las estrategias más eficaces para aumentar la felicidad es aprender a cuidarnos y querernos. Cuando la mujer se cuida a nivel estético, se siente más segura, aumenta su confianza en sí misma y sube su autoestima. Mirarnos al espejo y sentirnos cómodas mejora inmediatamente nuestro ánimo”. 

La belleza es poder

Mónica de Tomás, modelo, periodista y bloguera, añade que ese acto de amor propio, a su vez, retroalimenta al atractivo: “Las mujeres que me resultan más bellas tienen en común elegancia, belleza... Es un halo de amor por ellas mismas y por los demás que se refleja fuera. No es una cuestión solo belleza física, son mujeres que están en paz consigo mismas, como Audrey Hepburn”. 

La maquilladora Pilar Lucas, autora del blog “Maquillaje deestrellas” enMujerhoy.com, coincide en esta concepción del interior y el exterior unidos como en una banda de Moebius: “La belleza es un estado que sale de dentro hacia afuera y vuelve a entrar; es un círculo y, por tanto, belleza y bienestar van unidos”. 

Para Vicky Hermida, ingeniera forestal dedicada al a la cosmética natural en Ecoeko, una mujer que se ocupa de su aspecto es una mujer poderosa. Ella afirma que, a sus talleres de Ekotupper (en los que enseña desde a leer las etiquetas de los cosméticos hasta a elaborar cremas hidratantes), “acuden muchas mujeres con intolerancias químicas, dermatitis, psoriasis... que limitan su vida y que, la mayoría de las veces, son consecuencia de conflictos emocionales”. Hermida ha constatado que, cuando esos problemas psicológicos se manifiestan en la dermis, la mujer suele entrar en un bucle de complejos que se suman a ese conflicto inicial. “Hay que romperlo para sentirte bien contigo misma”, asegura. 

El reverso tenebroso

La médico estético Raquel Moreno Pentinel, del equipo del doctor Pedro Jaén, también lo ha comprobado en su consulta: “Muchos pacientes me dicen que, antes de un tratamiento determinado, no eran capaces ni de hacerse una foto. Hay complejos que, cuando desaparecen, permiten a la persona cambiar su forma de ser, de transmitir y comunicarse con los demás”. 

El cuidado estético puede ser goce y una forma de reconfortarnos psicológicamente, pero existe también una obsesión malsana que estaría en las antípodas de estos beneficios. La psicóloga Noelia Sancho señala que “el cuidado estético del propio cuerpo debe entenderse no como una obligación, sino como un mimo”. Cuando queremos resaltar nuestro atractivo es importante hacerlo desde el amor a nosotras mismas. 

Según la psicóloga, “un ejemplo claro es la diferencia entre una mujer que odia los tacones y se los pone para gustar; y otra, que también los odia y elije unos zapatos planos bonitos. Con el primero no nos mimamos, nos acomodamos a la norma. Con el segundo, nos gustamos y nos mimamos sin perder la oportunidad de gustar a los demás”. 

La doctora Moreno coincide. Por su consulta han pasado pacientes “que realmente viven para esto; igual que los obsesionados con el ejercicio. Una labor importante del médico es asesorar a sus pacientes sobre cuándo parar, porque, si no, en lugar de una imagen más atractiva, acabarán obteniendo lo contrario”. 

Aceptación y mejora 

Afirma la doctora Moreno que “tenemos que aceptarnos como somos y asumir que hay cosas que no podemos cambiar”. Esa presión no viene de una misma, sino del exterior, y Mónica de Tomás, con 12 años de pasarelas y campañas a sus espaldas, reconoce que en el mundo de la moda “hay cierta exigencia por estar perfecta siempre y hay un ideal de belleza determinado. Pero aún siendo un mundo un poco tirano, también es conveniente, porque la belleza te hace soñar. Ver en una revista a mujeres bellas con ropa hermosa te hace elevarte a un mundo elevado, y eso es positivo”. 

María Subrás, directora de Hedonai, nos habla del cambio a nivel interno que observa en sus clientes tras someterse a un tratamiento estético: “Transmiten satisfacción, les sube la autoestima. Se sienten más cerca de alcanzar su mejor imagen y es algo muy gratificante, tanto para nosotros como para ellos. Acceder a tu imagen óptima, con la que estas cómoda, te aporta bienestar”. 

La psicóloga María Jesús Álava, asegura que “cuando una persona está feliz lo refleja en su imagen. El principal “chivato” de nuestro estado emocional son los ojos. Cuando estamos bien, brillan, tienen luz propia, seducen y atraen. Pero nadie puede estar bien emocionalmente si antes no ha sabido perdonarse. El perdón es un imán de la belleza porque, en cuanto nos hemos perdonado, automáticamente nuestra imagen mejora”. 

Noelia Sancho recomienda convertir el cuidado estético en “un mimo y una caricia que te haces a ti misma, pero sin obsesionarte y poniéndotelo fácil. De nada sirve cuidarte si eso te hace renunciar a tu tiempo libre”. Y, por supuesto, también funciona a la inversa y Pilar Lucas tiene la clave para los días bajos. “Un poco de máscara en las pestañas, un toque de color en los labios y un poco de colorete te cambian el rostro en los dos minutos. Yo siempre llevo un labial rojo, me hace sentir mucho mejor, incluso más segura”, concluye la maquilladora.

El futuro (amable) de la belleza 

Quizá por esta sincronía entre belleza y paz mental, la medicina estética del mañana tiende a mejorar el aspecto de una persona en lugar de transformarlo. La doctora Moreno Pentinel nos cuenta este cambio: “Antes se llevaban tratamientos muy exagerados y los pacientes parecían caricaturas; ahora se busca lo contrario, que nadie note el arreglo, pero que nos vean más guapos o un poco más jóvenes. Se tiende a tratamientos cada vez menos traumáticos y que transmitan frescura y naturalidad”. 

Es también lo que propone la directora de Hedonai, María Subrá, cuando nos habla del incremento en la demanda de los llamados “lunch treatments”. “Son tratamientos de mediodía, el cliente aprovecha la hora de comer para ir a un centro de estética a hacerse rituales que no dejan marcas, que no son permanentes y que emplean materiales biodegradables y biocompatibles. Uno vuelve a su puesto de trabajo como si nada”. 

 

María Subrá, directora general de Hedonai 

"La belleza es armonía entre lo interno y lo externo" 

"El hecho de cuidarse estéticamente no es banal. Hay detrás una motivación que puede ser psicológica o profesional; una cuestión de autoestima o, incluso, de generosidad, de querer dar nuestra mejor imagen”, reflexiona la directora de los centros de Láser y Medicina Estética Hedonai, cadena que fundó una década años. “Somos la empresa líder en España por tamaño facturación. Tenemos 42 centros en España y uno en Portugal y hemos puesto guapos a 200.000 clientes”. 

Vicky Hermida, directora de Ecoeko (ecoeko.es) 

"Hay que mimarse una misma para cuidar lo que tienes a tu alrededor" 

Esta ingeniera técnica forestal tiene un concepto de belleza asociado al difícil equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Y lo transmite a otras mujeres en los talleres que organiza, Ekotupper, en los que explica el uso estético que se puede hacer de las plantas medicinales: “La belleza viene de dentro. La piel es el órgano más grande del cuerpo y refl eja el estado de salud anímica. En la mujer tiene bastante que ver con el poder personal, algo que habitualmente nos quitan en algún momento de la vida. Pero, cuando lo recuperamos, se nota por fuera”. 

Raquel Moreno Pentinel, médico estético en el Grupo Pedro Jaén 

"Cuidarte te da seguridad y te ayuda a pisar fuerte en la vida" 

Pese a su juventud, esta profesional cuenta con un currículum y un prestigio apabullantes. Además de formar parte del equipo del prestigioso doctor Pedro Jaén, tiene una consulta propia en Madrid y considera que la belleza es algo más que la mera estética exterior: “En el atractivo de una persona, el 20% corresponde a sus rasgos, pero el 80% depende de las cosas que transmite. Es más importante cómo una persona se mueve, comunica o mira a su interlocutor; sus gestos, su forma de vestir… Ahora bien, hacerse un buen tratamiento estético puede ayudarte a sentirte más segura y mejorar esa parte más “abstracta”. El hecho de cuidarse da seguridad y autoestima, y ayuda a pisar fuerte en la vida”. 

Mónica de Tomás, modelo, periodista y bloguera

"Embellecerse es una demostración de amor por uno mismo"

Esta 'it girl' es mucho más que la “egoblogger” que está detrás de monimoleskine.com. Nos cuenta que sus lectoras le hacen a diario consultas sobre moda y belleza, dudas que suelen ir acompañadas de inseguridades. Por eso, considera que “prestar atención a nuestro aspecto no es algo superfi cial. Es muy importante respetar la belleza en el sentido de encontrar armonía, de quererte, respetarte y sentirte bien. Por mi profesión, tengo que cuidarme. Pero, incluso si no me dedicara a este trabajo, me cuidaría y procuraría estar bella no solo para los demás, sino también para mí misma, porque es una demostración de amor y respeto, es también una cuestión de darse dignidad a uno mismo”. 

Pilar Lucas, hair & make up artist y bloguera de Mujerhoy.com 

"Si te sientes más guapa, te sientes mejor..., aunque creas que es superficial" 

En sus prodigiosas manos han delegado su belleza las tops y actrices más deseadas. “La mayoría de las modelos o mujeres a las que maquillo, cuando termina el proceso me transmiten alegría, confi anza y comodidad”. Su blog transmite su pasión por la belleza como terapia anímica: “Cuidarme me hace sentir bien conmigo misma; pienso que cuidar la carrocería ayuda a sentirte más feliz. Si te sientes más guapa, te sientes mejor... Incluso si la cosmética te parece algo superficial”.