Charlene Wittstock nos sorprendió a todos en el Gran Premio de Mónaco 2012 con su look. La mujer de Alberto de Mónaco ha recortado su media melena hasta dejarla muy corta por detrás y más larga por delante.

Con un look muy actual, Charlene fue una de las principales atracciones del Gran Premio de Mónaco 2012.

La princesa monegasca lució un nuevo peinado que completó con unas maxi gafas de sol y un color de labios rojo intenso que le daban un aspecto muy juvenil. Su corte de pelo, con un flequillo largo que llevaba apartado a un lado, y la parte trasera muy corta le quitaba años a Charlene Wittstock.

Y es que Charlene es toda una 'cazadora de tendencias', dentro de las limitaciones que comporta su papel de princesa. Nos gusta sobre todo el contraste entre las maxi gafas de sol y sus labios rojos. La mujer de Alberto de Mónaco, siempre a la última.