Acaba de estrenar 'El club de los incomprendidos' y pronto la veremos en la serie de la BBC 'Refugiados'. Descubre al nuevo talento del cine español. 

Augura Charlotte Vega que 'Refugiados', de la BBC y que emitirá Antena 3, será un bombazo. Y otro éxito para 'El club de los incomprendidos', basada en el boom literario 'Buenos días, princesa', del escritor sevillano Blue Jeans.

Mujerhoy. ¿Cómo entra en la profesión?

Charlotte Vega. Por influencia materna. Ella estudió Arte Dramático y Literatura, pero no se dedicó profesionalmente... Se daba cuenta de mi vocación y a los 13 años me animó a hacer un curso de teatro. Despúes seguí estudiando e hice miles de castings y de catálogos de moda.

MH. Y este año llegaron 'Los inocentes' y 'Mi otro yo'.

CHV. Sí, trabajar con Isabel Coixet fue un honor y, por otra parte, Los inocentes se estrenó en octubre en el festival de Sitges, que es mi pueblo, y fue muy emocionante.

MH. Y ahora 'El club de los incomprendidos'.

CHV. Cuando me llamaron me asusté, pero todo fluyó entre los cinco protagonistas y, durante los meses de rodaje, compartí casa en Madrid con Ivana Baquero y Alex Maruny y tuvimos una relación buenísima.

MH. ¿Es una persona de trato fácil?

CHV. Me gustaría decir que sí. No soy nada impulsiva, soy reflexiva y me lo pienso todo dos veces antes de saltar, de decir algo agresivo y crear un conflicto. Cuanto más fácil hagas las cosas a los demás, más te cargas de energía positiva y estabilidad.

MH. Y su vocación es interpretar, una profesión que puede ser desquiciante.

CHV. Sí, cierto, una profesión que puede suponer desequilibrios. De hecho les ocurre a algunos actores; y hay que diferenciar con claridad quién eres, dónde está tu sitio y cuál es tu personaje y tu personalidad.

MH. ¿No le asusta la inestabilidad de la profesión?

CHV. Al contrario, me estimula. Me gusta porque no soporto la rutina. Quizá cuando sea mayor y tenga hijos no me parezca tan bien la inestabilidad; ahora me encanta.

MH. ¿No tiene rutinas cotidianas?

CHV. Bueno, sí, varias... Soy obsesiva con los cuidados personales. Me cuido con minuciosidad: todas las noches me desmaquillo bien, aplico manteca de karité en las pestañas, una mezcla de vaselina y azúcar en los labios, crema hidratante... Lo hago siempre. Y practico pilates, danza contemporánea y acrobacia con regularidad. Acrobacia, por ejemplo, hago ocho horas semanales, para conocer y controlar mejor mis músculos.