A pesar de que el peinado es uno de los factores más importantes a la hora de conseguir un look 10, no todas las invitadas a la gala de los premios Goya de 2012 cuidaron este detalle a la hora de acudir a la ceremonia. 

Como por ejemplo, Verónica Echegui o Silvia Abascal, que pudieron estar radiantes con los vestidos que escogieron, pero que optaron por una melena suelta "demasiado natural", justo todo lo contrario que Belén Rueda y Salma Hayek, que abusaron demasiado del cardado y acabaron seguro con el bote de la laca de sus peluqueros sin éxito. 

Quienes tampoco acertaron con sus peinados fueron Pilar López de Ayala, con un indescriptible recogido que no hacía justicia con su belleza, ni la cantante Leire Martínez, que se pasó con el tupé con un moño italiano demasiado elaborado. 

Sí merecen un aprobado, y con nota, las nominadas Blanca Suárez, Goya Toledo y Elena Anaya, gracias a sus sencillos recogidos de estilo despeinado con el que presumieron de belleza natural sobre la alfombra roja, al igual que Michelle Jenner, perfecta con un sofisticado moño tirante que la iba como anillo al dedo con su look 'princesa'.