Para que una actriz brille con luz propia no solo necesita un vestido perfecto. Las joyas, el peinado y, por supuesto el maquillaje, cumplen un papel secundario pero a la vez fundamental para que el look no tenga fisuras. 

Los Oscar siempre han destacado por maquillajes naturales, que dejan todo el protagonismo a la elección del vestido de gala, pero además en esta edición 2014 se acabaron los ojos 'ahumados'. Las actrices han preferido difuminar la mirada, dar mucha importancia a la piel (con rostros unificados y muy luminosos) y aportar frescura con un 'gloss' en tonos rosa o coral. Ha sido el caso de Jennifer Lawrence, Charlize Theron, Kate Hudson, Amy Adams y Angelina Jolie.

Como siempre ha habido algunas excepciones. Una fue Naomi Watts, quien apostó por un maquillaje glamuroso con un labial rojo; también Cristin Milioti lució un labial en color vino muy llamativo, mientras que Sandra Bullock destacó por unos ojos muy 'ahumados' que le daban protagonismo a su maquillaje y Lupita Nyong'o brilló con un gloss en color coral.