Ejercicios recomendables

• Observa cómo pisan tus pies cuando están descalzos. Comprueba si los dedos están apretados o contraídos.

• Para estirar la musculatura comprimida, eleva suavemente el talón sin despegar los dedos del suelo e intentando separarlos.

• Con los pies en paralelo, las rodillas estiradas y la espalda recta, elévate ligeramente sobre los dedos y el metatarso.

• Para aliviar el dolor de los juanetes, presiona suavemente la punta del pulgar y estírala hacia fuera.

• Intenta separar y estirar los dedos. Así el arco adoptará una posición más cómoda para sostener el peso de forma homogénea.

•  Presiona el suelo con las yemas de los dedos. Este ejercicio palía los efectos de los tacones altos y los zapatos muy apretados.

• Este ejercicio, además de fortalecer los pies y los tobillos, ayuda a tonificar las piernas y a desarrollar el equilibrio corporal.

• Mueve el pulgar hacia delante y detrás para que la articulación y la musculatura se recoloquen.