Principales causas de la celulitis (II)

  • Para vencer a tu enemigo, debes primero conocerlo bien. Descubre qué es lo que favorece la aparición de la celulitis y podrás luchar contra ella de la manera más eficaz.

• Exceso de sal

Pasarse con este elemento puede contribuir a su formación. La sal provoca retención de líquidos, una de las causas principales de este problema. Lo mejor es buscar formas alternativas para darle sabor a las comidas, como las especias o el limón, y olvidarse, de vez en cuando, del salero.

• Los vaqueros apretados

. . .y las medias ceñidas, las faldas ajustadas o las braguitas remodelantes. Es decir, toda la ropa que nos oprima. Si al cabo de unas horas de vestirnos, las prendas han dejado marcas, es porque están demasiado prietas y, por tanto, constituyen un obstáculo para la circulación. En resumen, ¡que viva la libertad de vestuario y la ropa muy holgada!

• La nicotina del tabaco
 
Los cigarrillos sólo reportan beneficios a las compañías tabaqueras. Al resto de los mortales les dañan los pulmones, les destrozan la piel, les causan arrugas y les ataca el presupuesto. La nicotina reduce el aporte de oxígeno a las células, ahogándolas y contribuyendo a empeorar la circulación. Cada calada supone una auténtica descarga de veneno en el cuerpo, que entorpece el funcionamiento del sistema linfático y, con ello, empeora la eliminación de toxinas. ¿Hacen falta más razones para dejarlo de una vez por todas?

• Laxantes y Estreñimiento

La falta de regularidad en el tránsito intestinal también ayuda. Que el bolo alimenticio permanezca mucho tiempo en el colon significa que las sustancias de desecho superan su plazo natural dentro del organismo, lo que obliga a los riñones a concentrarse en ellas. Además, ese peso extra que se concentra en el último tramo del sistema digestivo comprime la circulación de las piernas. De ahí la importancia de ir al baño cada 24 horas como mínimo, pero sin recurrir de forma regular a laxantes o métodos agresivos que arrastran la flora intestinal. Es mejor tomar alimentos ricos en fibra y masticar mucho y bien los alimentos.
 
• La cafeína

Gran cantidad de productos anticelulíticos incluyen cafeína como activo drenante, por lo que pudiera parecer una contradicción desaconsejarla en la dieta habitual. La diferencia es que, en una crema, la aplicación de la cafeína es tópica y ayuda a eliminar líquidos. Pero cuando se ingiere en forma de café, té o refrescos de cola, se corre el peligro de que resulte demasiado diurética, y contribuya a deshidratar el organismo, además de añadir toxinas no deseadas que frenan el buen funcionamiento del metabolismo.

• El alcohol

El hígado es el responsable de procesar las toxinas, para que así la sangre se libre de los agentes más negativos. Por eso, cuando detecta alcohol, se lanza a por él con todas sus fuerzas, dejando de lado la comida, lo que provoca que las sustancias de desecho no sean correctamente eliminadas. Concentrado en contrarrestar los daños colaterales del alcohol, se queda sin fuerzas para despachar las toxinas restantes, permitiendo su acumulación. Si a eso añadimos que el alcohol tiene un poderoso efecto deshidratante, veremos que más vale no abusar de las copas para asegurar unas piernas tersas.