La protección solar es importante todo el año, pero a partir de ahora es indispensable. Y es que además de quemaduras, melanomas y cáncer de piel, el sol provoca envejecimiento prematuro. Así que si quieres mantenerte joven más tiempo, no salgas de casa sin una protección solar, especialmente en el rostro.

Los rayos del sol son grandes enemigos de la piel, no solo porque pueden provocar cáncer o melanoma, sino porque además son los responsables del fotoenvejecimiento. Esas arrugas, que tanto preocupan a las mujeres, se pueden retrasar si usamos una protección adecuada. El rostro es la parte del cuerpo continuamente expuesta al sol y por ello debemos mimarla y no solo cuando vamos a la playa o a la piscina. En realidad la fotoprotección es necesaria todo el año porque los rayos solares dañan siempre, pero en primavera y sobre todo en verano al estar más verticales su intensidad es mayor. Así que tenemos que tener mayores precauciones.

Cada vez es más habitual que tanto las cremas hidratantes como las bases de maquillaje incorporen fotoprotección. Con ella estaremos a salvo gran parte del año pero llegadas estas fechas, sobre todo si vas a estar al exterior (comiendo en una terraza, en el parque con tus hijos, paseando con tu chico, haciendo deporte…) nuestra recomendación es que incorpores a tu ritual de belleza diario un protector solar para el rostro. Muchas veces pensamos que estos productos son solo necesarios cuando vamos a la playa o a la piscina, pero no es así. Incluso cuando vas en coche, debes tener en cuenta que los cristales impiden que pasen los UVB pero no los UVA. Es decir, no te pondrás morena pero tu piel sí sufrirá las consecuencias del fotoenvejecimiento. En cuanto al orden de aplicación sería el siguiente: sobre el rostro limpio, sérum, tratamiento hidratante habitual, protector solar y base de maquillaje.

¿Qué protector solar elegir para el rostro?
La protección más alta que ahora mismo existe es el SPF 50+. Si eres morena puedes usar esta los primeros días y luego pasar al SPF30. Si eres más blanquita y con pecas es preferible que uses siempre la más alta. Fíjate además que junto al SPF incluya las indicaciones UVB y UVA. Hasta ahora siempre nos hemos preocupado de la radiación UVB (los rayos ultravioletas), responsable de las quemaduras, pero desde hace relativamente poco tiempo se sabe que "los UVA son, en realidad, más dañinos porque aunque no provocan quemaduras sí dañan las capas más profundas de la dermis, siendo los responsables del envejecimiento prematuro y del cáncer de piel", según nos ha explicado la dermatóloga Inma García Cano de la Clínica Planas de Madrid.

Además, es muy importante, según el doctor y profesor en Dermatología, Jordi Peyri, que "los protectores solares incluyan también antioxidantes (Vitamina A, Vitamina C y Vitamina E) para que sean efectivos contra el envejecimiento prematuro".

Sombreros, pamelas, gorras, sombrillas, gafas… también son complementos necesarios para protegernos la cara del sol excesivo pero no olvides el protector solar. En la galería puedes ver una selección de las últimas novedades en fotoprotección para el rostro. ¡No salgas de casa sin él y tu piel se mantendrá joven más tiempo!