LAS PIERNAS, sobre todo en verano, sufren dos problemas que afectan a su estado y a su aspecto: la sequedad y la mala circulación. Y es que es fundamental mantener las piernas hidratadas todo el año, pero especialmente ahora. Además, al aplicar la crema, siempre en sentido ascendente desde los tobillos a las ingles, ayudamos a activar la circulación.

LA MALA CIRCULACIÓN, se agudiza con el calor y las altas temperaturas. Aquí, una vez más, la herencia tiene la culpa. El dr. Vicente Riambau, cirujano vascular del Centro Médico Teknon de Barcelona (Telf.: 93 393 31 81) recomienda, sobre todo si existen antecedentes, que expongamos las piernas al sol el menor tiempo posible. Pero incluso, bajo la sombrilla, en horas de fuerte calor, también es perjudicial.
¿Solución? Si te resistes a tenerlas blancas, usa autobronceadores o hidratantes de bronceado progresivo. También es conveniente que te des chapuzones, especialmente en agua fría, que además fortalecen los músculos. O que, a primera hora de la mañana o a última de la tarde, sumerjas las piernas en el mar, un poco más arriba de la rodilla, y camines 15 minutos.

AL TERMINAR el día, date un masaje con una crema para piernas cansadas. Este tipo de productos incluyen en su fórmula extractos de plantas, como vid roja, castaño de indias o rusco que, además de proteger los capilares sanguíneos y mejorar su funcionamiento, tonifican y activan el drenaje.

EN CABINA. Aquí se combina la reflexología podal con el drenaje linfático. Estas dos técnicas hacen que el retorno venoso se vuelva más fluido, ayudan a combatir la retención de líquidos, el cansancio y la pesadez y dan sensación de ligereza y alivio.

Dónde: Salus Center. Madrid. Telf.: 902 20 31 32 . Spa Hotel Nuevo Madrid. Telf.: 91 298 27 76. Duración: 1 hora/60 €.