Ondas electromagnéticas

• No se ven ni se oyen ni se sienten, pero hacen estragos sobre la piel. Se trata de las ondas electromagnéticas que generan aparatos como los teléfonos móviles, las televisiones, los ordenadores, los microondas… Es imposible escapar de este tipo de contaminación porque está por todas partes. “Incluso atraviesan las paredes de hormigón”, afirma Lionel de Benetti, director de investigación y desarrollo de Clarins. Los científicos todavía tienen dificultades para evaluar los riesgos reales para la salud, pero, sobre la piel, varios estudios ya han demostrado que provocan la formación de radicales libres y que frenan la renovación celular.

"Seis horas diarias de exposición a estas ondas bastan para provocar una alteración de la función de barrera natural de la piel, lo que produce irritaciones y envejecimiento”, asegura Benetti. Clarins ha estudiado dos plantas, que viven en condiciones extremas, cuyas moléculas son capaces de limitar e incluso borrar los efectos de las ondas electromagnéticas sobre la piel: la thermus thermophilus y la rhodiola rosea, y con sus extractos Clarins ha creado el complejo exclusivo magnetic defense. Además, ha desarrollado otro complejo anticontaminación con té blanco, lampsana y glycofilm que previene los daños del medioambiente. Ambos constituyen el corazón de la fórmula de Expertise 3P, una bruma que se deposita sobre la piel y forma un escudo protector. Lo pueden usar niños y adultos.

LOS COSMÉTICOS

1. Urban Therapy Reset Face Cream de Comodynes (24 €). Un tratamiento de choque para que la piel recupere su estado óptimo.

2. Expertise 3P de Clarins (24 €). Protege de la polución y de las ondas electromagnéticas.

3. Eau de Bambou Doux de Kenzoki (39 €). Loción tónica que purifica e hidrata.