Si decides pasar las vacaciones sin moverte de tu ciudad, no te confíes. Es muy importante proteger tu piel de los rayos solares no sólo cuando te pongas el traje de baño, sino también para ir a la oficina o en los días nublados.Te revelamos las claves.

PRECAUCIONES

Te acabas de cambiar de trabajo o has decidido tomarte las vacaciones más tarde, el caso es que vas a pasar los meses de verano sin moverte de la ciudad. La jornada intensiva te lo pone fácil para que en tus ratos de ocio puedas aprovechar y tomar el sol en la piscina. Eso no significa que sólo te tengas que poner protección cuando estés en traje de baño.

Todos los días, antes de ir a la oficina, aplícate en el rostro y las zonas expuestas un factor de protección 15. También puedes utilizar alguna crema hidratante que ya incorpore índices similares e incluso superiores. Pero si tu grado de impaciencia por broncearte te puede llevar a cometer imprudencias, lo mejor es que te apliques un autobronceador que proporcionará , casi en el acto, un “falso” pero saludable tono dorado a tu piel. Eso sí, recuerda que estos productos no llevan protección, así que bajo ningún concepto prescindas de los protectores solares.

UN PLUS

También debes tener mucho cuidado los días nublados porque, sin darte cuenta, te puedes quemar. No te confíes y utiliza tu protección habitual porque los rayos UVA y UVB traspasan las nubes.

TE RECOMENDAMOS...

1. Sôleil DNA Guard SPF15 de Lancôme
, (28,50 €). Crema protectora para el rostro antiarrugas con sistema filtrante exclusivo.

2. Autobronceador de Rostro Natural Glow de Dior Bronze (29,48 €). Enriquecido con agentes hidratantes.

3. Mature Skin SPF15 UVA/UVB, con color y antiedad multiprotección, de Lancaster, (35 €). Permite disfrutar de un color uniforme, natural y ligeramente bronceado.

4. HidraMatt SPF20 de Fridda Dorssch (25 €). Contiene aloe, actúa frente a los efectos de las radiaciones solares y evita las manchas.