Ya sabemos que la genética es fundamental, pero si sigues el mismo ritual de higiene facial que las niponas, con su meticulosidad y constancia, tienes más posibilidades de conseguir una tez inmaculada.

• Limpia profundamente la piel con un aceite o leche desmaquillante para eliminar impurezas y maquillaje. Después, usa jabón o espuma limpiadora para dejarla limpia.

• Aplícate un Oshibori, una toallita caliente, que prepara la piel para que esté perfectamente receptiva para absorber los productos posteriores.

• Es el momento de ponerte una loción equilibrante –nada que ver con el tónico–, que protege la piel de las agresiones externas y la regenera. Ahora ya puedes ponerte los productos específicos.

LOS PRODUCTOS

1. Refining Sostener White Lucency de Shiseido (44 €).

2. Facial Treatment Cleansing Oil de SK- II (45 €).