Por pedir, que no quede. Si se trata de peticiones a nuestra base de maquillaje, lo tenemos claro. Todas buscamos lo mismo: que sea cómoda; que tenga un aspecto impecable durante todo el día; que no se note que vamos maquilladas y, al mismo tiempo, realce nuestras virtudes y oculten nuestras imperfecciones. Cuando pasamos de los 40 años la lista se hace mucho más larga: que acabe con los brillos, que aporte luminosidad, que oculte las arrugas, que estire la piel, que atenúe las manchas... Y a los 50, que sea ligera y no se deslice en el interior de las arrugas. Los laboratorios cométicos han oído nuestros ruegos y han formulado los nuevos fondos de base con sistemas de alta tecnología que poco tienen que ver con los que usaban nuestras madres.

- Efecto Impalpable
- Efecto Lifting
- Efecto Láser
- Nuevos compactos

OPERACIÓN CAMUFLAJE

Para pieles con defectos o para después de una intervención de cirugía estética, peelings médicos o tratamientos con láser, los profesionales del maquillaje recomiendan jugar con el corrector. Hay que elegir uno o dos tonos más claro que el fondo de maquillaje. Si es fluido, se aplica dando pequeños golpecitos con la yema de los dedos y, si es en crema, es mejor extenderlo con pincel.