Esenciales de una noche de verano

Mousse limpiadora Mousse limpiadora antiaging, de Matriskin (24 euros).

Con el calor, nos volvemos noctámbulas. Prepárate para una velada especial (con toda la alevosía de tus aliados cosméticos) y brillarás.

Rostro listo en tres pasos

1. Limpia con espuma

  • Los protectores solares son imprescindibles e innegociables. Pero sí, tienen una contrapartida y es que dejan residuos y producen brillos. Algunos pueden, incluso, llegar a bloquear los poros. Si, además, tu protector es resistente al agua, al sudor y a todo lo que le echen, estarás muy bien protegida, pero cuando termine la jornada de playa vas a necesitar una solución jabonosa para eliminar completamente del rostro todas las capas que te hayas ido aplicando. 
  • El limpiador en espuma es la mejor opción, porque también arrastra los restos de cloro y productos químicos del agua. Pero como tu piel está más sensible mientras la expones al sol, procura elegir un producto sin agentes detergentes y con cualidades específicas para pieles sensibles, aunque la tuya sea normal. Resultará mucho menos agresivo y seguro que, además, contiene elementos reequilibrantes del pH.

2. Exfolia con cuidado 
  • También a la hora de la exfoliación hay que tomar más precauciones. Si tu rostro está en proceso de bronceado o incluso si te has quemado ligeramente, el peeling mecánico (el de textura granulada) puede acabar irritando la piel. Elige uno no abrasivo, como el Gommage Action Biolgique de YSL, que está basado en azúcares vegetales y aceites ultrafinos. Es una experiencia completamente distinta al peeling habitual: te aplicas la textura en gel y según la vas trabajando con los dedos se transforma en aceite. Pero al retirarlo con agua se convierte en una textura lechosa que se elimina sin dejar restos grasos.
3. Y da esplendor
  • El siguiente paso es la hidratación en profundidad, pero, de cara a la noche estival, busca también un plus de luminosidad. Si tu crema habitual te resulta muy pesada en verano, pásate a su versión ligera. Casi todas las marcas tienen en cuenta las diferentes necesidades de cada piel y tienen variaciones en las que rebajan la densidad de sus productos. Suelen estar pensadas para pieles grasas, en las que se absorbe peor un producto muy emoliente, pero también para la estación cálida. Aprovecha ahora para beneficiarte de sus texturas en gel o en fluido. 
  • La Crema que Embellece de Kenzoki, además de activar la circulación, se combina con un spray que la fija y que multiplica sus efectos durante horas. De hecho, te la puedes llevar en el bolso y pulverizar por encima del maquillaje si necesitas conseguir un toque de luz a cualquier hora de la noche.


Polvos de sol: manual de uso

  • Para que sea creíble hay que ajustar bien el tono al color de tu piel. Y la zona donde probarlo no es ni la mano ni el rostro, es el escote. Así, el color se equilibra con el moreno del resto del cuerpo. Como no siempre estás en el mismo nivel de bronceado, algunas polveras incorporan varias tonalidades que puedes usar de distintas formas. Splendorous Poudre Soleil Visage, de Clarins, tiene una medalla dorada en el centro, que proporciona un efecto irisado, mientras que a los lados contiene los polvos más claros. 
  •  Si todavía no tienes mucho color, recoge con la brocha polvos de la zona exterior y aplícalos en las áreas del rostro donde más incide el sol –nariz, frente, barbilla, los pómulos– y también en las clavículas. Si ya estás en tu momento óptimo de moreno playero, aplícate los centrales y da un toque del más claro solo en las mejillas. Pero puede que prefieras evitar los brillos dorados de muchos de estos bronzers. Por eso, también hay polvos de sol en tonalidades completamente mate con resultados muy naturales, como Star Bronzer Mineral Mat de Lancôme.

Labios sobresalientes... y duradero


Es el mayor desafío: dar con el labial perfecto que aguante contigo hasta el amanecer. Y no hablamos de colorido (aunque si quieres un consejo, céntrate en rojos cálidos o fucsias brillantes si vas a destacar la boca en lugar de los ojos), sino de texturas y duración. Los gloss dan el acabado ideal, jugoso y con volumen, pero en las noches estivales resultan pegajosos y hay que retocarlos cada poco tiempo. Por otro lado, a barra de labios es demasiado pesada. 

  • Un buen truco consiste en delinear la sonrisa con un lápiz waterproof. Lip Liner de Givenchy tiene una fórmula resistente al agua, por eso, además de definir y procurar un contorno de volumen a los labios, actúa como barrera del color que se aplique a continuación. Puedes usarlo para siluetear, pero también para rellenar el interior y luego dar un toque de color con una barra del mismo tono en el centro del labio. 
  • También funcionan los labiales intensos en lápiz grueso. Satin Lip Pencil, de Nars, contiene pigmentos de gran intensidad. Una vez aplicado, gana color según pasael tiempo y tiene un acabado satinado, ideal para la noche. Aunque la apuesta segura son los indelebles (que luego hay que eliminar con limpiadores bifásicos y mucha paciencia) como Color Infalible 24 h de L’Oréal Paris, que se sella con un bálsamo especial y aguanta lo que le echen sin necesidad de tener que retocarlo.

Eau de nocturnidad

¿Quieres seguir siendo fiel a tu perfume? Actualiza tu aroma a su versión estival. Las fórmulas varían ligeramente e incorporan notas nuevas, más ligeras, pero siguen manteniendo la esencia de tu aroma favorito. ¿Quieres ser más radical y cambiar completamente de fragancia durante estos meses? Búscalas frescas y acuáticas, pero no te autolimites: el verano no tiene por qué oler solo a lavanda y a cítricos. Prueba algo nuevo.
  • Hay acordes suntuosos e intensos, como el ámbar, que se crecen con las altas temperaturas y que ofrecen un recital de sensualidad en las cálidas noches de verano. Esta resina vegetal se comporta de forma distinta según el cóctel por el que esté arropado. En Bronze Goddess de Estée Lauder resulta sensual y playero; en Neroli Portofino de Tom Ford le aporta carácter y misterio a las notas cítricas; y en Zen Sun de Shiseido añade la calidez del sol a la frescura de la bergamota.

Ojos que no se derriten por nadie
  • Waterproof vuelve a ser la palabra clave. La humedad del ambiente y las microgotas de sudor en los párpados pueden arruinar ese efecto smoky eyes que has tardado tanto en hacerte. Elige fórmulas resistentes al agua para todo lo que tenga que ver con tu mirada: máscara, sombras (mejor en crema) y eyeliners. Cuanto más fácil sea aplicarlos, mejor. Tanto los delineadores como las sombras de ojos hay que trabajarlos de inmediato porque, en cuanto se fijan, la única manera de modificarlos es borrándolos con una solución oleosa. 

Peinados de sirena, ondas de diosa


Este verano, dale un descanso al secador, pero llévate las planchas contigo. No hace falta que intentes combatir de golpe la humedad alisando toda la melena. Las puedes utilizar para retocar zonas concretas y será suficiente. Por ejemplo, prueba una coleta tirante con dos texturas distintas: aplica un poco de gel para resaltar el aspecto húmedo en la parte delantera de la cabeza y repasa con las planchas la caída de la cola de caballo.
  • Y es que domesticar la melena tan solo con el brisa del mar y la humedad del ambiente parece misión imposible, pero tienes que empezar por esperar a que se quite la mayor parte de la humedad y luego aplicarte un producto antiencrespamiento o un sérum hidratante específico para rizos, como Curvaceous Full Swirl de Redken. Recoge varias secciones de cabello en trenzas medianas o en pequeños moños tirantes con el mechón retorcido sobre sí mismo. Cuando los sueltes obtendrás una melena ondulada a la que solo tendrás que dar varias pulverizaciones de un producto de refresco de rizos, como Curl Conscious Reactivating Mist de Bumble & Bumble, con el cabello boca abajo. Moviliza las raíces con los dedos para que coja volumen, sella con laca y echa el pelo hacia atrás en un solo movimiento. ¡Listo!