Codos, rodillas, talones… Son zonas del cuerpo que solemos mantener tapadas gran parte del año y que muchas veces olvidamos a la hora de cuidarlas. El resultado es bastante antiestético: aspereza al tacto, piel mate o blanquecina, flacidez… Si quieres que estén perfectas para lucirlas en verano, ponte manos a la obra ya.

El rostro es nuestra carta de presentación más importante y lo habitual es que las mujeres dediquemos gran parte de los tratamientos a él. Pero hay otras zonas del cuerpo, hasta 10, que solemos descuidar y que también requieren nuestra atención, sobre todo, ahora que se acerca el verano y que empieza el destape.

1-Manos. Mucho más visibles que el resto de las zonas de las que te hablamos a continuación, pero en muchas ocasiones, descuidadas. Una bonita manicura no luce si las manos no están cuidadas. Exfoliación e hidratación continua son necesarias para retrasar el envejecimiento cutáneo y es que las manos también delatan la edad de forma muy visible. Además, no olvides protegerlas del sol porque con el paso del tiempo las manchas en las manos son uno de los principales signos del envejecimiento.

2-Codos. La deshidratación deja le piel de esta zona blanquecina, mate, arrugada, con un tacto áspero. Además los codos son propensos a la flacidez y a la descamación. En el momento que empieces a ponerte manga corta, estarán a la vista de todos, así que empieza a cuidarlos mediante una exfoliación semanal e hidratación diaria con aceite corporal o cremas nutritivas.

3-Brazos. La flacidez y el exceso de grasa afectan a la cara interna de los brazos, provocando ese antiestético descolgamiento que tanto preocupa a las mujeres, ya que incluso, puede llegar a limitarnos a la hora de elegir ropa. Para mantener unos brazos firmas y tonificados es necesario hacer ejercicios específicos y aplicar cremas reafirmantes, como ya te contamos en este reportaje

4-Cuello y escote. La piel del cuello y del escote es muy fina y delicada, por eso con el paso del tiempo tiende a mostrar flacidez, arrugas, manchas, verrugas. Haz de esta frase tu lema: "el rostro acaba en el escote" y además de realizar ejercicios, aplica cremas hidratantes y nutritivas. En este reportaje puedes descubrir los mejores tratamientos para presumir de cuello y escote.

5-Senos. La menstruación, el embarazo, la lactancia, la menopausia o la pérdida de peso son etapas en las que el busto sufre especialmente. La piel va perdiendo firmeza y elasticidad, y pueden aparecer estrías. Es difícil luchar contra el paso del tiempo en esta zona del cuerpo, pero con algunos consejos podrás conservar la piel hidratada y elástica. Al ducharte, date agua fría o templada, pero evita la caliente; mantén una postura correcta, evitando el encorvamiento; realiza ejercicios específicos para la zona; utiliza una talla de sostén correcta; si tomas el sol en topless, aplica una protección solar muy alta; evita los cambios bruscos de peso, porque el busto sufre mucho; y aplícate a diario una crema hidratante-reafirmante.

6-Vientre. Mantener la tripita a raya cuesta mucho y no solo por el paso de los años, la falta de ejercicio y de una alimentación no muy saludable hacen que en la zona de la barriga se acumule grasa, difícil de eliminar. Aunque no hay productos milagrosos, con una dieta equilibrada (rica en fibra, reduciendo la ingesta de azúcares, grasas y carbohidratos), ejercicios adecuados y cremas para esa zona específica, conseguirás un abdomen firme.

7-Rodillas. La celulitis y la grasa también se localizan fácilmente en esta parte de la pierna. Pero además otro gran problema que afecta a las rodillas es la flacidez, el paso de los años, junto a la pérdida de peso, provocan un descolgamiento de la piel en esta zona, bastante antiestético. Por otra parte, si no están bien hidratadas, las rodillas pueden mostrar descamaciones y rojeces. Para luchar contra la grasa localizada no olvides darte el tratamiento anticelulítico también en las rodillas. Y contra la flacidez, además de aplicar cremas reafirmantes, olvida el sedentarismo.

8-Tobillos. Acumulación de grasa e hinchazón por retención de líquidos, son los principales problemas que afectan a los tobillos. Los masajes son buenísimos para evitar la hinchazón y no solo masajes profesionales, tú misma a diario cuando te apliques una crema reafirmante hazte un masaje ascendente y en círculos. Además caminar una hora al día es el mejor ejercicio para tus tobillos.

9-Talones. Asperezas, durezas y grietas hacen que los talones muestren un aspecto antiestético. Y aunque en invierno permanecen ocultos, en cuanto llega el calor y nos ponemos las sandalias, los talones se ven mucho. Así que toca cuidarlos desde ya para lucir unos pies perfectos. La exfoliación y la hidratación son los cuidados fundamentales para tener unos talones suaves y cuidados. Hacerte una pedicura de forma ocasional también es recomendable.

10- Espalda. Es una zona en la que pueden aparecer granitos, puntos negros e incluso acné, porque la piel de la espalda tiene muchas glándulas sebáceas. Los tratamientos de belleza que te recomendamos para lucir espalda en verano son una vez a la semana frotar la piel con un cepillo de mango largo o una banda de crin para eliminar las impurezas y a diario aplicarte una leche hidratante o un aceite (siempre que tu espalda no tenga granos). En caso de acné, una mascarilla de arcilla cada 7-10 días, te ayudará a controlarlos. Y ante todo, mantén una postura correcta.

Y antes de nada, si quieres que toda la piel de tu cuerpo esté hidratada, firme, elástica y suave, no olvides beber 2 litros de agua al día. Por muchas cremas y lociones que te apliques, si no estás hidratada por dentro, tu piel no lo reflejará. Una alimentación sana y equilibrada es también fundamental para contar con una piel aterciopelada y firme en todo el cuerpo.

Para zonas muy secas y con descamación (codos, rodillas, talones, sobre todo) te recomendamos una exfoliación con esta mezcla casera: media vasito de aceite de oliva o de coco que no sea muy denso, tres gotas de aceite esencial de lavanda o de rosa y una tacita de azúcar (normal o moreno). Aplícalo mediante un masaje circular. Y a la hora de hidratar esas zonas muy resecas lo más recomendable es que uses lociones que contengan vaselina, manteca de karité o aceites.

En la galería puedes ver una selección de productos para cuidar estas zonas del cuerpo que solemos olvidar.