Codos siempre tersos

Si tienes los codos, ásperos, frótatelos en la ducha con un poco de limón e hidrátalos después con mucha crema. Si siguen rugosos o endurecidos, masajéalos con el cepillo de las uñas y ponte cada dia unas gotas de aceite para bebés.