Con leche

Para conseguir que la piel conserve su hidratación óptima, aplícate una vez a la semana yogur en la cara. Además, cuando te bañes, añade medio litro de leche entera al agua y, todas las noches, límpiate la cara con agua de rosas.