Los productos y la piel

Si los cosméticos que utilizas te van bien, no los cambies. Al contrario de lo que se cree, la piel no se acostumbra a ellos ni pierden eficacia. Si notas que no obtienes tan buenos resultados como al principio es porque tus necesidades cutáneas han cambiado. En ese caso, acude a un especialista para que te asesore y no gastes dinero en van probando otros productos.