¿Te apuntas al ayuno intermitente?

Suena fácil. Comes normal cinco días, pongamos que de miércoles a domingo, y lunes y martes sólo tomas unas 500 calorías. Es lo que se conoce como plan IF 5:2 (IF, de “intermitent fasting”o ayuno intermitente en inglés). Aunque hace furor entre las famosas, incluidas Beyoncé o Christie Turlington, el plan es todo menos trivial. Hay estudios que además de con mejor control del peso, asocian el ayuno intermitente con mayor esperanza de vida, mejor control del colesterol y hasta prevención de la diabetes.   

Para ver cómo se soporta, probé el IF 5:2 la semana pasada. ¡¡Lo primero fue ver lo poco que dan de sí 500 calorías!! Intentando ajustar el plan a mis gustos (¡estrategia vital para mantenerse fiel a una dieta!), los dos días de restricción desayuné una pera picada con medio yogur desnatado natural y un té con sacarina (unas 80 calorías en total). Para las comidas y cenas, tomé primero 1 taza de caldo de verduras desengrasado (40 calorías) y, como plato principal, bien 1 huevo cocido o 1 trozo de queso fresco bajo en grasas o 80 gr de pavo…siempre con ensalada verde aliñada con un hilo de aceite de oliva virgen, vinagre y sal y pimienta (unas 120 calorías cada uno de esos platos). Como postre, un bol pequeño de frambuesas o arándanos, más una infusión con sacarina (otras 40/50 calorías). Entre horas, agua con zumo de limón o té o infusiones

El lunes fue el peor día. El martes me sentí menos ansiosa, quizá por la larga caminata que di con mi amiga Cristina (caminar a paso ligero alivia la ansiedad y aumenta el optimismo). Una recomendación si quieres tener éxito a largo plazo: no dejes de incluir proteína baja en grasa en el menú de los días de ayuno, y de completar los platos proteicos (carnes, huevos, pescados, lácteos desnatados…) con ensaladas verdes (ricas en fibra, vitaminas y minerales y con muy pocas calorías). Los caldos desengrasados y el agua con zumo de limón son otros aliados que te mantendrán hidratada y te evitarán los ataques de hambre. Un par de raciones de fruta son de rigor. No te preocupes si algún día de los de ayuno llegas a las 600 o 650 calorías: es el largo plazo lo que cuenta.

Con el aval de la ciencia
Además de ayudar a controlar el peso, el ayuno intermitente reduce ese tipo de inflamación silenciosa y crónica que deteriora nuestras células. “Al ayunar, el organismo selecciona el tipo de energía que quema, mejorando el metabolismo, reduciendo el estrés oxidativo y ayudando a disminuir el riesgo de diabetes”, explica el Dr. James Brown, de la Aston University, que ha revisado decenas de estudios sobre el ayuno intermitente.

Autora Marisol Guisasola

Experta en nutrición y salud

Marisol Guisasola
+info
Autora Marisol Guisasola

Experta en nutrición y salud

Marisol Guisasola

Marisol Guisasola Ortiz de Villalba es licenciada en Ciencias de la Información. Experta de referencia en temas de Nutrición y Salud en Mujer hoy desde su fundación en 1999, ha ocupado puestos de dirección en diversas revistas femeninas y colaborado con los más importantes diarios y revistas españolas y extranjeras. Es también autora del libro 'La dieta holística', escrito con el aval y colaboración de la Clínica Universidad de Navarra. Premio Boehringer Ingelheim al Periodismo en Medicina, ha recibido además el Premio Francia de Gastronomía y Chevalier de la Association Internationale des Maîtres-Conseils en Gastronomie.