Las 5 virtudes de la calabaza

Es rica y sexy, rejuvenecedora y saciante, cremosa y nutritiva… y todo ello con poquísimas calorías. Para abrir boca, ahí van 5 virtudes comprobadas de este superalimento:

1. Rejuvenecedora. La calabaza es una de las mejores fuentes de betacaroteno, potente antioxidante vegetal de color anaranjado que tu organismo convierte en vitamina A o retinol. Si te fijas, verás que muchas cremas antiarrugas llevan retinol, y lo hacen porque este antioxidante estimula la renovación celular y aumenta la producción de colágeno, el 'pegamento' que previene el descolgamiento de la piel y mantiene su tersura.

2. Sexy. Las semillas de calabaza son ricas en zinc, mineral 'sexy' que ayuda a aumentar los niveles de testosterona, hormona masculina por excelencia que también tenemos las mujeres, en menor cantidad. En el hombre, el zinc mejora la fertilidad, la potencia sexual y la libido. En la mujer, evita que la testosterona se convierta en estrógeno, lo que se refleja en mayor deseo sexual. ¡Una potente razón para aumentar el consumo de zinc a través de alimentos como la calabaza!

3. Saciante. Un bol de calabaza triturada te aporta fibra y nutrientes con solo 50 calorías. Su textura cremosa y como de mantequilla te mantiene satisfecha durante mucho tiempo. Además, ese simple bol de calabaza te asegura el cien por cien de la vitamina A que necesitas cada día, buenas dosis de vitaminas C, E y B, y minerales como el potasio, cobre, hierro, magnesio y fósforo. ¿Se te ocurre algo más reconfortante con menos calorías?

4. Protectora. Si tienes la tensión alta, te interesa tanto o más aumentar el consumo de potasio que reducir el de sodio (sal). Los altos niveles de potasio de la calabaza no solo previenen la hipertensión y reducen tu riesgo de ictus, sino que protegen tu visión, te ayudan a mantener tu masa múscular y ósea y disminuyen tu riesgo de cálculos de riñón. Otra virtud de la que se habla menos es su acción antiparasitaria. ¡Los indios norteamericanos han utilizado siempre las semillas de calabaza para matar lombrices intestinales!

5. Adelgazante. Decenas de estudios relacionan las dietas ricas en calabaza y otros alimentos igualmente saciantes y pobres en calorías con menor riesgo de obesidad. Facilísima de preparar como parte de cremas y salsas o en menestras y estofados, prueba a tomarla como postre: córtala en trozos o rodajas, quítales las pepitas (no la piel) y ponlas en una bandeja con un poquito de agua en el fondo, para que no se resequen. Espolvorea con almendras picadas, ponles unos trocitos de mantequilla y endulza con miel. Hornéalas a 200º C durante una hora. Sírvelas espolvoreadas con canela.

Autora Marisol Guisasola

Experta en nutrición y salud

Marisol Guisasola
+info
Autora Marisol Guisasola

Experta en nutrición y salud

Marisol Guisasola

Marisol Guisasola Ortiz de Villalba es licenciada en Ciencias de la Información. Experta de referencia en temas de Nutrición y Salud en Mujer hoy desde su fundación en 1999, ha ocupado puestos de dirección en diversas revistas femeninas y colaborado con los más importantes diarios y revistas españolas y extranjeras. Es también autora del libro 'La dieta holística', escrito con el aval y colaboración de la Clínica Universidad de Navarra. Premio Boehringer Ingelheim al Periodismo en Medicina, ha recibido además el Premio Francia de Gastronomía y Chevalier de la Association Internationale des Maîtres-Conseils en Gastronomie.