'Comerse el mundo' es el título de este blog porque es pura filosofía de vida. En este lugar en el que vamos a encontrarnos quiero comunicaros, por encima de todo, los beneficios de mirar a este mundo con ganas de devorarlo para evolucionar, aprender, cambiar y experimentar todo lo bueno de la vida.

Espero poder proponeros planes, ideas, soluciones, cambios, riesgos y experiencias que nos unan en un hambre común: conocer, sentir y vivir al máximo respetando a todos y queriendo siempre ser un poco mejores.​

Siempre he querido comerme el mundo…desde niña. Viajar es un síntoma claro de ello pero no es el único. Me gusta pensar que, a veces, la mejor aventura está a la vuelta de casa. Gracias a mi profesión, he tenido la suerte de conocer algunos de los lugares más exóticos del mundo pero sé bien que lo más excitante de nuestra vida puede estar mucho más cerca.

​Admiro a las personas curiosas porque sólo ellas tienen la capacidad de cambiarlo todo y, a veces, como ocurre con esos paraísos perdidos, cambiar tu mundo puede estar también mucho más a tu alcance de lo que crees.​Este blog, Comerse el mundo, es una invitación a la movilidad, la responsabilidad, la curiosidad, la felicidad y el optimismo; es un "Si no lo intentas, nunca lo sabrás". Bienvenidos, comensales.​

Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo
+info
Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo

"Comerse el mundo" es el título de este blog porque es pura filosofía de vida. En este lugar en el que vamos a encontrarnos quiero comunicaros, por encima de todo, los beneficios de mirar a este mundo con ganas de devorarlo para evolucionar, aprender, cambiar y experimentar todo lo bueno de la vida. Espero poder proponeros planes, ideas, soluciones, cambios, riesgos y experiencias que nos unan en un hambre común: conocer, sentir y vivir al máximo respetando a todos y queriendo siempre ser un poco mejores. Bienvenidos, comensales.

Instagram