Acudir a los desfiles de Davidelfin, amigo al que admiro y quiero muchísimo, es siempre acudir a una fiesta en la que dos veces al año nos encontramos aquellos a los que nos importa él tanto como su talento.

Voy a su encuentro pensando en encontrarme siempre incondicionales a mis preciosas Bibiana y Rossy de Palma y a mis amores Alaska y Mario. Siempre allí, los primeros, los más entusiastas y vitales. Esta visita al front row de David me sirve para enseñaros el verdadero revuelo que se monta en todos sus desfiles. ​Daviddelfin presentó una colección en blanco y negro y para homenajear su decisión, yo también he retocado algunas de nuestra fotos en estricto Black and White. ​En la colección, Davidelfin buscó en las partes más oscuras de su fantasía para llevarnos de nuevo hasta las noches del Drácula de Bram Stoker. La banda sonora original de la película y las largas sombras alargadas que anticipaban la llegada del vampiro para un desfile tan atractivo como el mismo miedo. ​Para asistir al desfile de mi gran amigo, elegí un look de mañana cómodo y divertido. Una "bomber", zapatillas y bolso de Ecoalf apoyando una idea tan inspiradora como la de esta marca española ¡Sí al reciclaje!  

​Con final y paseíto por las zonas comunes de MBFW para fotos con seguidoras y posado gamberro en el photocall del stand de Mujer Hoy. ¿Puedo una comerse el mundo en una mañana? Mi respuesta es SÍ.​¡Felicidades Davidelfin por comerte el mundo siempre!

Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo
+info
Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo

"Comerse el mundo" es el título de este blog porque es pura filosofía de vida. En este lugar en el que vamos a encontrarnos quiero comunicaros, por encima de todo, los beneficios de mirar a este mundo con ganas de devorarlo para evolucionar, aprender, cambiar y experimentar todo lo bueno de la vida. Espero poder proponeros planes, ideas, soluciones, cambios, riesgos y experiencias que nos unan en un hambre común: conocer, sentir y vivir al máximo respetando a todos y queriendo siempre ser un poco mejores. Bienvenidos, comensales.

Instagram