Pensabas que ya lo sabías todo sobre la moda. Demasiadas horas de vida dedicadas a seguir las tendencias en las mejores revistas, centenares de mañanas de shopping, miles de escaparates en la memoria y entonces… te quedas embarazada.

Tu armario sigue siendo compatible con la noticia, hasta que un día te levantas, vas a ponerte ese pantalón que siempre te ha quedado un poquito grande y no te cierra. Sólo en ese momento te das cuenta de que esa frase tan mal utilizada anteriormente es ahora la realidad: "¡¡¡¡¡No tengo nada qué ponerme!!!!!". 

Nunca te has interesado por la ropa premamá. No sabes dónde se vende y quién se ocupa de ello. Comienza la búsqueda. Una amiga te manda derechita a H&M para que al menos, salgas del paso y te compres tus primeros jeans premamá. Lo de los jerseys o camisas aún puedes solucionarlo con todo lo que no has llevado ceñido al cuerpo. Pero ya sabes que eso se acabará. Tarde o temprano, tu barriga pedirá una moda especial.  

​Te empeñarás en encontrar soluciones que no hagan de ti una mesa camilla andante y pensarás ¡Zara!, hasta que una dependienta de la firma te diga que no hacen patrones específicos para embarazadas.  "¿Es lo único que no hacen?" Tienen ropa que te puede encajar en los primeros meses… Entonces, perseverarás en tu teoría de que la ropa de talla grande, te encaja. Dos semanas más de embarazo y te darás de bruces con tu elección. ​

Llegará el turno para buscar ropa premamá acorde a la moda que te gusta. Y he aquí la gran frustración. Es más que posible que no la encuentres. Ya sé que las divinas "it girls" del mundo embarazadas llevan modelazos pero, o tienen a su estilista pateándose las calles, o manejan una información que yo no tengo.  

Finalmente, otra amiga me manda un enlace de ASOS premamá y encuentro soluciones. Hago una compra pensando en que será , esta vez sí, de plena temporada (no la volveré a usar una vez mi cuerpo retorne a su estado original porque los patrones son específicos para cuerpos con tripa).
Llaman a la puerta y un mensajero trae un paquete. ¡No puede ser la compra porque acabo de pedirla! El mensajero me aclara que es un regalo. En la caja leo: DRESSMADRE. La abro y me encuentro mi mejor camiseta de embarazada hasta el momento. No puedo parar de reír. Sólo tres letras que, según calculo, caerán justo en el centro de la redonda barriga: BIG.  

​Por si se te había olvidado… futura mami.

Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo
+info
Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo

"Comerse el mundo" es el título de este blog porque es pura filosofía de vida. En este lugar en el que vamos a encontrarnos quiero comunicaros, por encima de todo, los beneficios de mirar a este mundo con ganas de devorarlo para evolucionar, aprender, cambiar y experimentar todo lo bueno de la vida. Espero poder proponeros planes, ideas, soluciones, cambios, riesgos y experiencias que nos unan en un hambre común: conocer, sentir y vivir al máximo respetando a todos y queriendo siempre ser un poco mejores. Bienvenidos, comensales.

Instagram