Siempre vamos con prisa. Una y otra vez calculamos cuánto tardaremos en maquillaje y peluquería, en la reunión de escaleta, en elegir el estilismo... 

Da igual cuántas eches los mismos cálculos porque cuando llega la hora del programa, inevitablemente, vas corriendo por esos pasillos. Y en esa carrera, fotos de Mayte Méndez de Vigo, mi estilista, en una pared antes de entrar al plató. ¡Gracias por las fotos! 

Un fugaz pero estupendo encuentro con Carme Chaparro con consejos apresurados para los futuros meses del embarazo. "Raquel, imprescindibles: una pelota hinchable de las de pilates para que te descanse la tripa y las almohadas para acomodarte en la cama en los últimos meses". Gracias bella Carme. Siempre es una alegría verte.

"¡¡Quedan seis minutos!"- escucho por el pinganillo. Ya en plató, últimos retoques, saludos a mi regidor, Fernando, últimas instrucciones de Dani, mi guionista y el director del Debate. Y a un minuto, "!! Una foto, que da tiempo!!". Ex Supervivientes y Nagore. Los últimos segundos antes de empezar siempre son los mejores.

Quedan por delante cuatro horas de televisión en directo con más de dos horas de conexión con Honduras, un lujo para los que amamos la tele. El vestido transformable de Rojo Carmesí y el collar de Teria Yabar me arropan y me retan al mismo tiempo. Showtime. "¡Estamos dentro y…cabecera!".

Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo
+info
Raquel Sánchez Silva Comerse el mundo

Periodista, presentadora y escritora.

Comerse el mundo

"Comerse el mundo" es el título de este blog porque es pura filosofía de vida. En este lugar en el que vamos a encontrarnos quiero comunicaros, por encima de todo, los beneficios de mirar a este mundo con ganas de devorarlo para evolucionar, aprender, cambiar y experimentar todo lo bueno de la vida. Espero poder proponeros planes, ideas, soluciones, cambios, riesgos y experiencias que nos unan en un hambre común: conocer, sentir y vivir al máximo respetando a todos y queriendo siempre ser un poco mejores. Bienvenidos, comensales.

Instagram