Estoy segura de que la gran mayoría de vosotros no se ve reflejado en ninguno de vuestros hermanos... Ja, ja, ja... No sé porque... Quizás por haber estado estas ultimas semanas lejos de mis hermanos y de la familia, o por lo que sea, me ha venido a la mente la diferencia entre mis hermanos y yo. ¡Si solo tenemos en común el apellido!

En casa somos tres hermanos, Nahir, Augusto (el más pequeño ) y yo... Bueno, y el perro, que es el favorito de mamá, ja, ja, ja... La cuestión es que los tres somos tan diferentes... Ni con lupa nos encuentran algo que nos asemeje.

Mi hermano es rubio, altísimo, con ojos grandes y azules, con pecas... Mi hermana Nahir tiene el pelo castaño, es más bajita y tiene los ojos negros... Y yo, con ojos color miel, estatura media y más morena de piel. Sí... ¡Eso mismo pensé hoy! Ni en el blanco de los ojos... 

Lo que me resulta aún mas gracioso es que somos tan distintos por fuera como por dentro. Tenemos gustos totalmente diferentes, tanto en la música como en el deporte, en los estudios, en la forma de pensar, en la forma de actuar... ¡Mi hermana Nahir y yo somos prácticamente opuestas en todo!  Ella es súper responsable, y yo soy un tiro al aire. Ella va siempre a la moda, acorde con las nuevas tendencias, y yo sigo siendo un tiro al aire. Ella escucha música de los setenta y yo solo escucho música latina. Ella es más de estudiar y yo más de trabajar. Ella es más de salir hasta la madrugada y yo soy más de levantar pronto el campamento. Ella es más de cantar y yo más de bailar ... ¡Y así podría seguir hasta mañana! Ja, ja, ja...

Es increíble ver como siendo hermanas tan distintas, por no decir opuestas, seamos capaces de llevarnos tan bien y tener tanta conexión. Con solo mirarnos ya sabemos lo que ambas hemos pensado. A veces nos echamos a reír a la vez viendo algo a varios metros de distancia porque, sin darnos cuenta, ambas hemos imaginado la misma situación y, con las carcajadas ya sobran las palabras.

No sé vosotros, pero yo no suelo hablar mucho con mis padres sobre emociones y sentimientos. Sé que ellos quieren verme bien, saludable y con una sonrisa enorme. Y aunque pocas veces no la tenga, siempre he disimulado.  

Los padres suelen dramatizarlo todo un poco mas de la cuenta y pasarlo incluso peor que tú... ¡Son padres!... ja, ja, ja... Sin embargo, con los hermanos es distinto.

Como quizás ya han pasado o están pasando por lo mismo que tú, pues lo ven algo normal. ¡Claro que se preocupan, pero sin dramatizar! Me gusta hablar con mis hermanos y contarles mis cosillas porque solo ellos me saben escuchar como yo necesito.  

La mayoría de las personas creen que cuando alguien acude a ellas para contar sus movidas lo hace con la intención de que le ayuden. Se ven con el derecho a opinar y dar consejos. Y quizá eso es lo último que necesitan.

A veces solo queremos que nos escuchen, sin necesidad de oír opiniones ajenas que no nos importan. A veces solo queremos un hombro en el que llorar, o una simple palmadita en la espalda que te diga: "¡No estás sola!". A veces solo necesitamos compartir un mismo sofá, una mirada de complicidad, un beso en la frente, un abrazo muy fuerte...  Saber que siempre los vas a tener ahí. Tener la certeza y la seguridad de que, pase lo que pase, hagas las cosas bien o las hagas fatal nunca vas a estar sola... Es algo que me tranquiliza y hace que me sienta muy afortunada de poder compartir mi vida al lado de mis hermanos.

Todo esto solo lo sientes por quien comparte tu misma sangre, cuando sientes que no hace falta recurrir a las palabras para expresarte, cuando sientes que sus vidas valen más que las de nadie... Esto solo se siente si eres hermano.  

No esperes a estar lejos de tu hogar para valorar un regalo tan grande como son tus hermanos... ¡Disfrútalos, cuídalos, ámalos!

Corina y Nahir Érase una vez… Corina y Nahir

El blog de las hermanas Randazzo

Érase una vez… Corina y Nahir
+info
Corina y Nahir Érase una vez… Corina y Nahir

El blog de las hermanas Randazzo

Érase una vez… Corina y Nahir

Érase una vez… Corina y Nahir Randazzo. Dos hermanas que vivieron un cuento televisivo en 'Un príncipe para Corina', en Cuatro, como princesa y asesora, respectivamente y que ahora desvelan cada capítulo de su vida post a post en Mujerhoy.com. Compartirán en este blog sus looks, sus peinados y sus trucos de belleza, pero no sólo eso... El cuento no ha hecho más que empezar. ¿Nos acompañas?