Zumos Detox: la última obsesión de Hollywood

  • Los famosos de Hollywood viven obsesionados por la dieta sana, tanto es así que los zumos naturales o 'zumos detox' se han convertido en la bebida estrella. Los Ángeles está plagado de locales especializados en zumos, incluso existen cajeros automáticos por si vas con el tiempo justo. 

Es una de las muchas especialidades de Hollywood y su todopoderosa maquinaria de marketing: cogen una cosa ordinaria, le dan una mano de chapa y pintura, le añaden una gotas de glamour y la venden a trillón como si la hubieran inventado ellos. Pues bien, ahora les ha llegado el turno a los zumos. Sí, sí, como lo oyes, los zumos de toda la vida son ahora la bebida 'trendy' por excelencia consumida por todo 'pichipata': desde Jennifer Garner, Jessica Alba o Gwyneth Paltrow hasta Fergie, Eva Longoria o Sarah Jessica Parker. 

Tiene que ver, por supuesto, con la obsesión de las estrellas por la dieta sana. Obviamente, no son zumos de tetra brick, sino recién exprimidos y, a poder ser, con frutas de cultivo ecológico u 'organic', como las llaman aquí. Son los 'Zumos Detox'. La lista de beneficios para la salud es consiguientemente interminable: que si hidrantes, que si desintoxicantes, que si reparadores, que si rejuvenecedores, que si estupendas para la piel...

Efectivamente, el aporte mineral y vitamínico de los zumos detox es prácticamente imbatible. Y entre ellos, la estrella es el batido verde hecho de verduras crudas como la lechuga, las espinacas, el apio o la col verde... La nutricionista de las celebrities, Kimberly Snyder, se ha hecho de oro ideando un programa detox a base de zumos y asesorando a actrices como Drew Barrymore o Olivia Wilde. Y su receta de zumo verde (que lleva lechuga romana, espinacas, manzana, pera, plátano, apio y zumo de limón) se ha hecho tan famosa como ella.

Hasta aquí, todos de acuerdo. Los zumos son ricos, nutritivos y saludables. Perfectos para completar una dieta sana. Otro tema ya son las limpiezas a base de zumos (o juice cleanses) que supuestamente sirven para purificar el organismo y que restringen la alimentación, durante cuatro o cinco días, exclusivamente a los licuados. Una salvajada como otra cualquiera desaconsejada por cualquier nutrucionista con dos dedos de frente. Que, además, puede llegar a costar un pastizal que ronda los 70 dólares diarios. Salma Hayek y Gwyneth Paltrow han amadrinado una marca cada una.

Por supuesto, Los Ángeles está plagado de locales especializados en zumos. Desde la onmipresente franquicia Jamba Juice, hasta los garitos más hispters de Silver Lake o Abbot Kinney. El otro día, paseando por Rodeo Drive, me encontré con Kreation Juice, un local muy trendy especializado en zumos, con una carta colorida e interminable: de frutas, desintoxicantes, tonificantes, digestivos, algunos son buenos para la piel, otros para mejorar el rendimiento y uno de ellos promete, incluso, curar la resaca. ¡Milagro!



Los exprimen a diario y puedes cogerlos directamente de la nevera o escoger la fruta y la verdura que más te guste y que te lo hagan en el momento. ¿Y qué cuestan? Pues entre 7 y 10 dólares. No al alcande de cualquier bolsillo, vamos.



Las que más me llamaron la atención fueron estas botellitas con etiqueta, que recuerdan a la que bebía Alicia para entrar por la puerta… Hay antibióticos, tónicos, “de la risa”... No sé qué pensar.



¿Os acordáis del cajero automático de cupcakes de Sprinkles? Pues Kreation también tiene uno. Por si no tienes tiempo para entrar en la tienda y hacer cola. Curioso sí; absurdo, me temo que también. Pero, ¿qué sé yo? Las modas me confunden. Yo es que siempre he sido más del zumo de naranja recién exprimido de toda la vida. Llamadme clásica.

Autora La espía

Mi código postal: 90210. Mi trabajo: espiar a mis famosísimos vecinos de mi barrio y aledaños.

La espía
+info
Autora La espía

Mi código postal: 90210. Mi trabajo: espiar a mis famosísimos vecinos de mi barrio y aledaños.

La espía

Te cuento lo que se dice en los pasillos de los estudios de cine y TV, los hoteles de lujo y los restaurantes de moda de Los Ángeles, la única ciudad capaz de ser decadente de día y glamurosa de noche.