Después de meses de preparativos y nervios, al boda real ha debido dejar a Guillermo de Inglaterra y a Kate Middleton exhaustos. Por eso, tras la ceremonia, los actos oficiales posteriores al enlace y la fiesta privada organizada para sus allegados, los Duques de Cambridge han decidido pasar un fin de semana privado antes de comenzar una luna de miel de (dicen) dos semanas que, al parecer, los llevará a Australia.

Así, en el día posterior a convertirse en marido y mujer, los Príncipes Guillermo y Catalina han salido a dar un romántico paseo por los jardines de Buckingham Palace. Los recién estrenados esposos han mostrado su mejor sonrisa ante los fotógrafos, y no han dejado de profesarse muestras de complicidad, caminando constantemente cogidos de la mano.

Tras publicar las primeras imágenes oficiales de Guillermo y Catalina como esposos y Duques de Cambridge, Kate ha elegido para su paseo un favorecedor vestido corto de tablas en azul Klein, con sobrechaqueta negra y zapatos también negros con plataforma de madera. El Príncipe, por su parte, ha mostrado un look muy casual, con camisa sin corbata, pantalones beige y americana.