Dicen que de una boda, sale otra boda. Y si es de la de Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra, que muchos ya ven como la del siglo XXI, seguro que con más razón. Por eso, durante el enlace real en Londres muchas miradas no pudieron evitar posarse sobre Enrique, el hermano pequeño del novio, y Pippa, hermana pequeña de la novia, y ver en ellos a la pareja perfecta.

En la boda de Guillermo de Inglaterra y Catalina, Pippa brilló con luz propia con su excelente pose, su belleza y su elegancia al lucir un impresionante Alexander McQueen en blanco roto que rivalizaba incluso con la propia novia. 

Sin embargo, en la boda de Kate y Guillermo había un tercer "elemento" en discordia: Chelsy Davy, novia de Enrique desde el año 2004, a pesar de los constantes rumores de crisis en la pareja, separaciones y nuevas oportunidades. 

En las imágenes que se han hecho públicas del enlace, no se pudo ver en ningún momento a Enrique con Chelsy. Pero sí lo hizo con Pippa, junto a la que actuó como pareja "oficiosa" del enlace: en Westminster, en el balcón de Buckingham Palace... 

Y es que, aunque no sea más que producto de la fantasía popular de cuento de hadas, ¿a quién no le gustaría ver dos novias para dos hermanos... muy reales?