Inés Sainz junto a su libro, 'Con la Miss en los talones'. Alberto Bernárdez

Inés Sainz: "El terrorismo marcó mi infancia"

La que fuese Miss España 1997 se ha lanzado como coautora de ‘Con la miss en los talones’.

Era un sueño que veía muy lejano hasta que se cruzó con Víctor Blázquez y le dio la oportunidad de firmar como coautora su primer libro, 'Con la miss en los talones', una comedia que tiene mucho de ella.

De momento ha sido una experiencia y le avala la sinceridad de confesar que no se siente escritora, pero sí partícipe de un proyecto que espera repetir.

Corazón Debutar como coautora de 'Con la miss en los talones' no sé si ha sido un parto o una locura...

Inés Sainz Siempre me ha gustado escribir, desde pequeña, porque también me encanta leer. En mi agencia de comunicación no paro de redactar notas de prensa y eso me sirve de ayuda, pero llevaba tiempo queriendo cumplir mi sueño de firmar un libro, pero me faltaba el tiempo, la paciencia y la metodología, además de sentir cierto pudor por esa osadía. Cuando llegó Víctor Blázquez a mi vida me di cuenta de que era el momento que esperaba.

C. Por el título pensé que nos iba a desvelar todos los entresijos que rodean a los certámenes de belleza y cuál es mi sorpresa al encontrarme una comedia que nada tiene que ver con esos concursos.

I. S. La única referencia a las misses es el título que tiene una de las protagonistas, doña perfecta, que poco tiene que ver conmigo. Hay muchos personajes femeninos y reconozco que me siento identificada con cualquiera de ellas salvo con la miss.

C. ¿Usted ha sido la anti miss?

I. S. Así me lo decían y eso es porque era la más rebelde y la que luchaba contra el tópico de que una miss es medio lerda.

C. Cuando usted fue coronada como Miss España en 1997 estábamos en plena tensión política con los independentistas vascos y, me consta, que a más de unos se le atragantó su corona al ver una bilbaína llevando el título de España como carta de presentación.

I. S. Es verdad que se le atragantó el premio a más de uno y que en mi entorno había miedo, pero también que ese miedo ya lo vivíamos de antes. Lo cierto es que cuando yo acudí al certamen nunca creí que iba a ganar entre las 52 candidatas. Pensé que era un plan muy divertido, casi como una excursión del colegio, con un montón de chicas y una oportunidad para salir unos días de casa ya que vengo de una familia tradicional donde ni podría dormir fuera de mi casa.

C. ¿Y con unos padres así aceptaron de grado ver a su hija convertida en miss?

I. S. Les costó un poco, pero te aseguro que la delegada del título en el País Vasco era muy respetada y responsable y por eso mi familia estaba tranquila. Yo asumí la corona con mucha responsabilidad, pero no pensé en los problemas que podía acarrear este título en unos momentos donde en España había muchos problemas con el terrorismo. Es verdad que mi infancia está marcada por el miedo. Siempre con la preocupación de que llegaran cartas amenazantes a nuestra familia o amigos. Así he estado durante 21 años de mi vida por culpa del terrorismo hasta que me instalé en Madrid. En esos años los que vivíamos en el País Vasco estábamos en continuo miedo. Había que mirar los bajos del coche, mis padres eran muy precavidos a la hora de enseñar algo porque cualquiera éramos vulnerable de recibir una amenaza. Había miedo y eso que yo siempre fui valiente y de ahí que en la gala de Miss España decidí junto a mis compañeras vascas llevar el lazo azul para dar visibilidad al problema que teníamos. El año de mi coronación fue el del asesinato de Miguel Ángel Blanco y lo recuerdo todo horrible.

He luchado contra el tópico de que una miss es medio lerda"

C. ¿Recibió algún tipo o desagravio por ser Miss España?

I. S. No directamente, pero es verdad que cuando se hacían allí los certámenes se obviaba pronunciar la palabra España. Decían “la chica más guapa del Estado”. Había orgullo por mi victoria, pero veto a pronunciar España, era de lo más absurdo y pasaba también en los diarios locales y en los programas informativos.

C. Hoy esa situación se vive en Cataluña.

I. S. Es verdad. Yo solo quiero decir que amo mi tierra, pero yo soy ciudadana española y europea.

C. ¿Se ve una mujer valiente?

I. S. El terrorismo me marcó la infancia y adolescencia y eso se queda ahí a pesar de que las nuevas generaciones ya no son conscientes desde que se firmó la tregua. Es cierto que tengo un carácter fuerte y me reconozco como valiente y luchadora.

C. Y pasado el tiempo, ¿qué cree que le dio ser Miss España?

I. S. Una nueva vida. La oportunidad de emprender un camino con más posibilidades. Llegué a Madrid con una alfombra roja y me trataron como una reina. Me quedan experiencias y amigos que mantengo en la actualidad. Sinceramente cambió mi destino ya que siempre creí que iba a heredar en el futuro las dos tiendas de vestidos de novia que tenían mis padres. Yo imaginaba una vida tranquila en Bilbao, ayudando a mis padres en los negocios y para eso estudiaba Marketing y Comunicación, sin ser tampoco especialmente ambiciosa ya que el camino estaba casi trazado. Hoy mis padres cerraron las tiendas y están jubilados porque al final no he seguido esa línea, y es que, te confieso que el tema de vender no es lo mío.

Inés Sainz fue Miss España en 1997. Alberto Bernárdez

C. En su nueva vida en Madrid llegó el amor, la boda con Cristian Martín, su hijo Mateo, y un divorcio tras tres años de unión. Así dicho suena muy fácil, pero supongo habrá pasado lo suyo.

I. S. Va a hacer diez años desde que fundé mi agencia en Madrid donde sigo feliz. Había trabajado antes para un gran grupo internacional, pero fue agotador y decidí dejarlo y darme un tiempo. Era cuando empezaba la crisis y tuve mi primera llamada de un cliente. Así comenzó el proyecto que hoy tengo y donde ya cuento con un gran equipo. Es verdad que quise casarme en Bilbao por tema familiar pero siempre he estado en Madrid. Nos separamos muy pronto, con el niño de apenas dos años, y en este momento tenemos una relación cordial. Hoy estoy soltera y me siento feliz. Hay mucho machismo y te aseguro que cuando estoy con pareja me siento más limitada y no tan creativa. Por mi trabajo de comunicación tengo que cenar con muchos señores y eso no siempre se entiende. No me apetece a mis 43 años gestionar los celos de nadie.

C. ¿Cómo se organiza con su ex de cara a la custodia de su hijo?

I. S. Tenemos la custodia compartida impuesta porque así lo pidió, por lo que estamos una semana cada uno. No sé qué pasará en el futuro porque aún es pronto para saber si funciona este sistema.

C. En su libro hace alguna referencia al acoso que sienten muchas mujeres. ¿En su experiencia como Miss lo ha tenido que soportar?

I. S. Sólo estuve un año como Miss y te aseguro que no viví ningún momento incómodo porque además siempre estaba en Bilbao cuando podía con mis amigos. Evitaba hablar de trabajo fuera de horarios y no daba pie a nada. Esas situaciones me han llegado más tarde cuando trabajé en un gran grupo empresarial y fuí despedida por comentar que me molestaban ciertas miradas y comentarios. Nadie me tocó el culo pero me hacían sentirme incómoda. Tenía 25 años y tras comentarlo a la dirección general me respondieron que yo debería estar acostumbrada a esas situaciones y al mes me despidieron. En ese asunto tolerancia cero.

C. ¿Qué hay de suyo en este libro?

I. S. La trama es de la mujer de Víctor ya que él está especializado en relatos de terror y ciencia ficción. Le pasa como a mí, que no nos gusta estar en zona de confort, y de ahí que diera el salto con una comedia original de su esposa a la que yo añadí mil anécdotas, un perfil de la Miss, y más situaciones que han surgido de nuestra unión.

Otras entrevistas...

- Carmen Posadas: "El feminismo exacerbado nos perjudica"

- Jorge Javier Vázquez: "Vivo el éxito sin olvidar lo que pasó antes"

- Esmeralda Moya: "Mi actitud es siempre evitar el conflicto"