Cinco razones para no beber alcohol en el embarazo

 Durante el embarazo todas las decisiones que una mujer toma respecto a su alimentación y sus hábitos diarios afectarán al feto. De ahí la importancia -.segun recalcan los expertos- de cuidar su estilo de vida y comer de forma saludable, descansar y hacer ejercicio de acuerdo con las indicaciones de su médicos. Pero también significa abandonar comportamientos nocivos como el tabaco y el alcohol, y trabajar por un embarazo saludable.

Sabemos que el abuso del alcohol es perjudicial para la salud, pero aquí les damos cinco razones para no beberlo durante el embarazo:

  1. Primero, y por encima de todo, el alcohol es una droga, y como tal afecta al feto si la madre bebe durante la gestación.
  2. Ingerir alcohol durante el embarazo puede provocar que los niños nazcan con menos peso y tamaño, y crecer más despacio.
  3. También puede causar retraso mental, ya que el alcohol se considera su primera causa no genética, así como malformaciones en el corazón, los riñones, el tubo digestivo, etc.
  4. El alcohol incrementa la posibilidad de que se produzcan abortos espontáneos, alteraciones de la placenta, sangrados vaginales y bebés prematuros
  5. En el primer trimestre el alcohol aumentará el riesgo de que sufra defectos físicos; en el segundo y tercer trimestre, puede desencadenar problemas de crecimiento, funcionales, y sensoriales, y retraso mental.

Si quieres más información sobre esta cuestión, conoce la información del MInisterio de Sanidad, Política Social e Igualdad sobre el consumo de alcohol en el embarazo.

A tu bebé seguro que le interesa.