SOY TU ABUELO

Y te amo de forma irresponsable, y con los años viejos, por tí soy sigilosamente capaz y reto constantemente al inmisericorde tiempo.

Te levanto y cargo entre mis brazos, cuando tropiezas o te reconoces pequeño, y me transformo en el soporte cómplice, de tu aventura nueva.

Por fidelidad a tu encono, soy rapaz y no prevengo caídas, que irremediablemente y a la postrer, por ser anticuariamente viejo me fracturen.

Al son que tú me marques yo bailo, hago muecas y hasta finjo ser ciego, aunque a decir verdad, las cataratas que vislumbras, ¡no son precisamente las de Niagara!

Escondo previsor las mijagas de tu tiempo, para engullirlas en mis próximos mil años de soledad. En esos años cuando te absorban los silencios y vea tu grito irreverente a través de tu fúrica mirada diciéndome: ¡déjame caminar solo! ¡ya soy mayor!

Entonces me replegaré, y discreto, emprenderé el vuelo, me fugaré, y como el ave fénix, me desgarraré y cambiaré el plumaje. Obtendré nuevos bríos para defenderte con mis garras de tu necia madurez, y seré tan solo, tu fiel abuelo, ¡otra vez!

”SE FELIZ…TE LO DEBES”