?
IKEA

4 cosas que no sabías sobre tu colchón

Pasamos gran parte de nuestras vidas en él, juega un papel fundamental en nuestra salud y sin embargo, ¿qué sabemos sobre los colchones?

Contenido desarrollado para

Content factory

Compartir

  •  1. Un colchón blando puede ser firme.  La firmeza de un colchón va a depender de tu curvatura vertebral y de tu peso, y no de la dureza del mismo. Al contrario de lo que pensamos, el significado de “superficie firme” en el caso de los colchones es que sea estable y no dura, y que no se mueva cuando no debe. Es esta la razón por la que, dependiendo de tu estructura corporal, haya un colchón firme para ti. Por ejemplo, los colchones viscolásticos tienen una gran capacidad para amoldarse a tu cuerpo, distribuir tu peso uniformemente y adaptarse a tus movimientos. Es por esto por lo que si tienes problemas musculares y buscas aliviarlos, la viscolástica puede ser una buena aliada en tu cama. Los colchones de látex también son una buena opción para conseguir firmeza porque se adaptan por completo a tu fisionomía.

  •  2. Que seas una persona calurosa o friolera, influye a la hora de elegir un colchón. Existen materiales que responden mejor a las condiciones de temperatura que otros. Por ejemplo, si eres una persona que teme al frío, la viscoelástica es tu mejor opción porque la espuma de este material cumple los requisitos para adaptarse a tu temperatura corporal. En cambio, si eres calurosa, es posible que los colchones de muelles te ayuden a combatir el calor ya que sus propiedades de ventilación son excelentes. El modelo de muelles se convierte en una opción idónea para el dormitorio de la casa de la playa.

  •  3. Hay un colchón para las personas inquietas.  Los colchones de látex son los que mejor absorben los movimientos corporales. Si tu pareja no para de moverse en la cama e impide que descanses, un colchón hecho on este material puede salvar tu descanso.

  •  4. El precio de tu colchón no cuenta lo bueno que es.  Está demostrado que el ser humano valora más algo cuanto más caro es. IKEA ha hecho un experimiento para demostrar cómo estamos cargados de prejuicios cuando vemos un precio alto vs alto en una etiqueta y que el ser humano valora más algo cuanto más caro es. Para demostrar su teoría, puso un precio desorbitado a un colchón en una de sus tiendas y en poco tiempo, demostraron que las pruebas del nuevo colchón habían aumentado casi proporcionalmente con el precio desorbitado que se inventó la cadena de muebles. IKEA piensa que calidad y precio no son incompatibles y por eso, entre sus colchones se encuentran algunos de los mejores colchones del mercado, y a un precio asequible. Están tan convencidos de ello, que te ofrecen 365 días para cambiarlo si no te convence.