?
IKEA

¿Vas a comprar un colchón? ¡Toma nota!

Es una decisión importante, pero no debe ser difícil si tienes claras dos cosas: lo que necesitas y lo que debes tener en cuenta cuando comiences la búsqueda.

Contenido desarrollado para

Content factory

Compartir

Ir de compras suele ser una actividad que nos encanta. Sin embargo, cuando se trata de encontrar algo que va a acompañarnos durante un periodo largo de nuestras vidas, como un coche, una nevera, o un colchón, nos invaden las dudas. ¿Será el mejor del mercado? ¿Voy a encontrarlo más barato? ¿Es esto lo que necesito?

En el caso del colchón, esta inseguridad por elegir el correcto puede aumentar porque se trata de un elemento doméstico vital. De él depende nuestro descanso y con ello, nuestra salud, y queremos elegir bien.

Aquí te damos unas pistas para acortar la búsqueda de un colchón perfecto para ti.

  •  LONGITUD.  El largo del colchón debe superar a tu altura en 15 centímetros. Tu cuerpo debe no sólo caber bien, sino también tener un espacio de margen cómodo para que te muevas.

  •  FIRMEZA.  Si pesas menos de 70kg, es recomendable que elijas un colchón de firmeza media. En cambio, si tu peso es superior, es mejor que sea un colchón de firmeza más alta.

  •  TEMPERATURA.  El material del que esté hecho el colchón influye en el frío o calor que puedas pasar. La viscolástica es la mejor opción para las personas frioleras porque se regula con tu temperatura corporal y te ayuda cuando sientas frío. En cambio, si temes las noches veraniegas de calor, los colchones de muelles son perfectos gracias a sus propiedades de ventilación.

  •  ALERGIAS.  Si tu pareja, tus hijos o tú sois alérgicos a los ácaros, compra un colchón desenfundable para facilitar su limpieza.

  • 3 mitos de los que debes huir para no confundirte al elegir tu colchón

  •  1. Un colchón firme es un colchón duro.  Al contrario: La firmeza es la estabilidad que proporciona un colchón cuando estamos tumbados en él, y no su dureza. Es por esta razón por la que tu peso juega un papel clave en la elección del colchón.

  •  2. Existen colchones buenos y colchones malos.  Esta afirmación está muy lejos de ser cierta porque el mejor colchón es el que se adapta mejor a la fisionomía y hábitos de cada persona. Ante esta realidad, si duermes con tu pareja, cuenta siempre con la posibilidad de optar por dos colchones unidos para que cada uno duerma en el tipo de superficie que más le conviene.

  •  3. Un colchón es un ``trasto`` y un elemento pesado en el hogar.  Esta inconveniencia se acabó hace tiempo y ya no debes preocuparte acerca de dónde guardar ese colchón que te saca de un apuro ante visitas imprevistas. A diferencia de los colchones tradicionales, existen modelos enrollables que hacen que los puedas guardar y abrir cuando lo necesites así como transportarlos con mucha facilidad.

  •   CONSEJO IKEA: Debes tomarte algo de tiempo para probar el colchón en la tienda antes de comprarlo. No basta con sentarte y palparlo, debes tumbarte, y probar distintas posturas. El objetivo es encontrar el colchón que mejor se adapte a tu gusto, a tus características y a tus necesidades. Debes tumbarte de espaldas y pasar una mano entre la zona lumbar y el colchón: si hay demasiada holgura el colchón puede ser demasiado rígido para tus características.

Compartir

Contenido de Ikea y editado por Content Factory. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.