?

Contenido desarrollado para

ADOLFO DOMÍNGUEZ

Planta cara al mundo de lo efímero y la fast fashion

Cada español tira al año entre 12 y 14 kilos de ropa. Párate a pensar: ¿realmente necesitas todo lo que compras o eres víctima de la moda de lo efímero?

@2019 Adolfo Domínguez

Content Factory

Compartir

¿Has arrasado en las rebajas y ya te estás relamiendo con las novedades primaverales? ¿Te has parado a pensar en cuántas prendas de ropa te compras al año? ¿Y en cuántas cuelgan de tu armario inmaculadas, con la etiqueta puesta y cogiendo polvo? ¿Y en las que has acabado tirando, regalando o relegando al agujero negro de ese cajón de la cómoda? Una pregunta más: ¿realmente necesitas todo lo que compras?

No, no nos vamos a poner en modo madre, pero apenas somos conscientes de que 34 prendas es la media que cada español consume al año. Y, mucho menos, de que tiramos entre 12 y 14 kilos de ropa. Es más, compramos un 60% más de ropa que en el año 2000, pero, sin embargo, nos dura la mitad de tiempo. ¿Somos conscientes o víctimas de las fast fashion? Bienvenidos al mundo del hiperconsumismo y de lo efímero, de los estímulos instantáneos y la conectividad. Y la moda no es ajena, obviamente. El problema de este consumismo desmedido no solo lo sufren nuestros bolsillos sino que es una fuente de contaminación enorme en un sector que produce 100.000 millones de prendas al año en todo el mundo. De hecho, entre un kilo y medio y dos kilos y medios de la ropa que tiramos los españoles cada año acaban en el vertedero. Por eso, el principal mensaje es Piensa. Luego compra. Este es el lema de la nueva campaña de Adolfo Domínguez con el que quiere concienciar a la sociedad de la importancia del consumo responsable y sostenible y sobre la necesidad de reflexionar sobre la utilidad que le da a la ropa.

@2019 Adolfo Domínguez

Como si de un Rodin del siglo XXI se tratase, la marca de diseño de moda de autor lanza este llamamiento para que plantemos cara a la fast fashion y al consumo irresponsable porque la industria textil es la segunda más contaminante del mundo. “Las marcas y los consumidores debemos ser conscientes de la necesidad de sensibilizarnos y concienciarnos sobre nuestra actividad y nuestros hábitos de consumo si queremos vivir en un planeta sostenible. Lo normal es que una falda dure diez años, no comprar una camiseta para usar y tira”, asegura Mario Ávila, director de Concept Art de Adolfo Domínguez.

Ser viejo mola

Esta nueva campaña de Adolfo Domínguez profundiza en la lanzada el pasado mes de septiembre, Sé más viejo, con la que firma animaba a los consumidores a que primara la calidad y durabilidad de las prendas de ropa frente a una industria de la moda de usar y tirar porque, en el fondo, ser viejo es sinónimo de experiencia y no hay nada más auténtico y cool que ser uno mismo sin rendirse a las modas.

Una reivindicación de la moda de autor y una apuesta clara y decidida por la sostenibilidad de lo duradero frente a lo efímero, que comenzó con mensajes tan transgresores como Esto no es un selfie o Yo no soy Adolfo, en la que nos animaban a no disfrazarnos de lo que no somos ni de quienes no somos, y que ahora continúa instándonos a pensar en qué tipo de moda consumimos y queremos consumir. De hecho, esta renovación de la compañía con mensajes más directos y concienciados ha propiciado que mejorar sus ventas comparables en dos años un 26,2% de marzo a noviembre del pasado año. El grupo facturó 113,7 millones de euros el último ejercicio 2017/2018. Por eso, garantizan, ellos son los primeros que saben que antes de comprar hay que pensar. O, como dice su manifiesto, “piensa si te queda bien. Piensa si te durará. Piensa si lo necesitas. Piensa. Luego compra. Sé más viejo”.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Adolfo Domínguez. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.